Exenfermero tras recibir cadena perpetua: "Cuando maté a 50 pacientes, dejé de contar"

Bruno Cueva
6 06 2019 | 10:56h

En Alemania, Niels Högel es considerado el mayor asesino en serie de la historia, luego de la Segunda Guerra Mundial.

El exenfermero alemán Niels Högel, de 42 años, ha sido condenado por segunda vez a cadena perpetua a manos de un juez del Tribunal Regional de Oldenburg, en Alemania, tras ser hallado culpable de 85 asesinatos entre los años 2000 y 2005. 

Aquel criminal fue puesto en evidencia a inicios del 2005, cuando su colega lo vio en el instante que inyectaba sustancias tóxicas a un paciente, quien sufrió un paro cardíaco. Recién en 2008, la justicia le dictaminó 7 años de prisión efectiva por intento de asesinato y en 2015 recibió su primera cadena perpetua.

PUEDES VER Madre es acusada de envenenar a sus dos hijos: niños dejaron mensaje mientras agonizaban

La justicia del país teutón llegó a investigar hasta 100 casos en los que habría estado implicado; sin embargo, las autoridades creen que participó en 200 o 300 al prestar servicios en las clínicas de Oldenburg y Delmenhorst al norte de Alemania.

Niels Högel, ante los familiares presentes de las víctimas, se disculpó en la salsa del tribunal de Oldenburgo, Baja Sajonia, e instó a seguir confiando en los enfermeros, pese a su malévolo ejemplo. 

PUEDES VER Cusco: Recuperan cuerpo de joven que intentó rescatar a escolar del río Mapacho

"Es tan incomprensible lo que ha hecho, que no puedo creerlo. A veces la peor imaginación no es suficiente para describir lo que usted hizo”, completó el magistrado Sebastián Bührmann.

La prensa de la República de Europa Occidental ha calificado al exenfermero como "el mayor asesino en serie de la historia criminal alemana desde la Segunda Guerra Mundial" y le sobran motivos. 

PUEDES VER Un niño de dos años fallece tras ser atacado por leopardo en Parque Nacional

De acuerdo a la Fiscalía, el sentenciado inyectaba medicamentos "por aburrimiento" a sus pacientes para reanimarlos, muchas veces sin éxito, a fin de demostrar su "talento". Sus víctimas oscilaban entre los 34 y 96 años y las elegía sin otro patrón aparente.

Asimismo, al recibir la primera cadena perpetua en 2015, Högel se jactó frente a otros presidiarios de haber aniquilado a más personas de las que se le imputaban: "Después de haber matado a 50 enfermos deje de contar", decía. Debido a las declaraciones, reabrieron la investigación.

Video recomendado