VIRUELA DEL MONO - Últimas noticias sobre los casos que se reportan en el mundo EN VIVO - Boca Juniors vs. Tigre: sigue el minuto a minuto de la final de la Copa de la Liga Profesional Argentina

Correa, Assange y una economía golpeada, los dos años de Lenín Moreno

La Republica
Redaccionlr

Ecuador. Moreno consolida ruptura con Rafael Correa en la mitad de su gobierno. Afronta una dura recuperación económica y todavía siente los efectos de haber acabado de manera abrupta con el largo asilo de Julian Assange.

EFE, Agencias

El presidente Lenín Moreno llega a la mitad de su mandato en medio de una cruzada contra el correísmo y la corrupción, con una economía resentida y la necesidad de reformas que pueden abrir nuevos frentes sociales.

Dos años después de asumir el cargo, el mandatario ecuatoriano de 66 años asegura no aspirar a la reelección en 2021, y tiene por delante la aplicación de reformas tras varios acuerdos con organismos internacionales que destinarán más de 10.000 millones de dólares en cómodos préstamos.

PUEDES VER Lenín Moreno denuncia que sus críticos gastan $3 millones para 'trollearlo'

"El FMI pide terminar en cero de déficit este año, y en 2020 tener un crecimiento del 3% y eso requiere reducir el tamaño del Estado", explicó el analista Santiago Basabe, investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

Para llegar a esos objetivos, Basabe advierte que es inevitable despedir a funcionarios y que "no se puede esperar que el sector privado asuma esa masa en corto plazo. ¡Es una situación difícil!"

Defiende, no obstante, que el Gobierno haya acudido a esos organismos porque no había otra salida ante "la situación complicada" heredada por Moreno de su predecesor, Rafael Correa, que lo ayudó a llegar al poder en 2017 pero con el que se ha enemistado al borde de una guerra política.

PUEDES VER Rafael Correa sobre muerte de Alan García: Si fue perseguido, su suicidio es un asesinato

El mandatario, que en estos dos años ha visto el rompimiento del movimiento Alianza País entre "morenistas" y "correístas", acusa a su predecesor de haberle dejado un país endeudado, aislado de los organismos internacionales y una corrupción rampante.

Acusaciones que Correa desmiente categóricamente al preguntarse con sorna: "¿Cómo puede acusar a un Gobierno de corrupción del que él mismo formaba parte?, ¿no se dio cuenta de que había corrupción generalizada?, ¡eso es porque es mentira!".

"Poner la casa en orden", ha sido el lema desde entonces de un presidente que acabó rompiendo con su predecesor, con los regímenes afines de Venezuela, Nicaragua y Bolivia, acercándose a EEUU y a otros países de los que Correa se alejó, para finalmente pedir la asistencia financiera de organismos que el anterior Gobierno consideraba reprobables.

PUEDES VER Ecuador y Guatemala estiman concluir ampliación de acuerdo comercial en junio

El "precio" de este proceso se desvelará en la segunda parte de la legislatura, y lo que Correa considera la "entrega" del país y su "desinstitucionalización".

En su segundo año de mandato, Moreno también relanzó la lucha contra la corrupción, promulgando leyes y abriendo archivos que han facilitado a la Fiscalía la apertura de un sinnúmero de casos en los que aparecen señalados sus exaliados correístas. Un hecho que para Correa refleja el grado de "persecución política" que instauró Moreno "con la ayuda de la prensa".

Otro elemento de ruptura con el anterior régimen fue la decisión adoptada en abril pasado por Moreno de acabar con el prolongado asilo del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en su embajada de Londres, tras un año de enfrentamientos políticos y judiciales originados.

PUEDES VER 18 nuevos cargos significan prisión para Assange de hasta 170 años

Todos estos cambios han provocado una incesante sustitución de ministros y otros altos cargos a lo largo de apenas dos años: más de 30 sustituciones en una veintena de ministerios, en ocho de ellos con hasta tres ministros distintos.

En unos casos el presidente lo hizo para purgar su Gobierno, en otros para recortar o, simplemente, por el descontento de su gestión. 

Las cifras

- 4.200 millones de dólares avaló el FMI como asistencia financiera.

- 5.800 millones de dólaresl del BID y del BM "son créditos que existen, advirtió Correa".