Se inicia la desconexión de Vicent Lambert, el francés que estuvo 10 años en estado vegetativo

Ruth Castro
2019 M05 21 | 03:17 h

¡Hijo mío, no llores!, son las últimas palabras de los padres de Vicent Lambert tras una dura batalla por mantenerlo con vida, en Francia

Este lunes 20 de mayo, los médicos que atienden a Vicent Lambert han iniciado la suspensión de su alimentación e hidratación, sumado a la administración de un fuerte sedante con el fin de producirle la muerte en pocos días. Esto como parte de la decisión del Estado francés de interrumpir su tratamiento y dejarlo morir, pese a los esfuerzos de los padres del joven por mantenerlo vivo. 

Como se recuerda, Lambert no está en estado terminal ni padece una enfermedad incurable. Su estado vegetativo es consecuencia de un grave accidente automovilístico ocurrido en el año 2008 que le dejó daños cerebrales irreversibles, por lo que ha tenido que atravesar por una situación de dependencia absoluta. 

PUEDES VER Liberaron a hombre que ayudó a morir a su esposa con enfermedad terminal [VIDEO]

Este caso que ha despertado la conmoción en el mundo. El caso de Lambert se ha convertido en un símbolo del debate sobre la eutanasia y la muerte digna en Francia. Incluso, ha dividido a su familia pues mientras su esposa y cinco de sus hermanos están de acuerdo con la medida, sus padres y hermana se han opuesto a poner fin a la vida de su hijo. 

El último sábado, los padres dieron su último esfuerzo y enviaron una carta dirigida al presidente Emmanuel Macron pidiéndole que intervenga en la decisión de la justicia francesa, no obstante, el Consejo de Francia ya decidió que a partir de este 20 de mayo se inicie la cuenta regresiva para un final adiós a Lambert. 

"Es una vergüenza, un escándalo absoluto, ni siquiera pudieron besar a su hijo", reaccionó tras anunciarse este lunes la decisión en declaraciones a la AFP Jean Paillot, abogado de los padres de Vincent Lambert.

PUEDES VER Chile aprueba incorporación de menores en proyecto de ley de eutanasia

Ahora Vicente se encuentra internado en el Hospital Universitario de Reims (norte) donde lo dejarán morir tras 10 años de ocurrido el accidente que lo dejó cuadrapléjico.