Lazy loaded image

Omar Khayyam: ¿qué frases dejó el científico para la historia?

Ornela Mitsi
18 May 2019 | 9:38 h

El astrónomo Omar Khayyam, famoso científico que dejó como legado el calendario más preciso del mundo, también tuvo frases célebres que hoy te compartimos. 

Omar Khayyam, matemático y poeta persa, se encuentra en el ojo de todo el mundo por el colorido doodle que el gigante tecnológico Google le dedicó. El científico dejó importantes aportes a la ciencia y literatura, por esa razón debes conocer algunas frases célebres que inspiraron en su época y que lo siguen haciendo a quienes los lee. 

El mundo de la astronomía celebra actualmente los 971 años de nacimiento del recordado científico iraní Khayyam, quien fue responsable de corregir el calendario zoroástrico, el cual tomó el nombre de yalalí y que hasta ahora se usa en países como Irán y Afganistán.

PUEDES VER: ¿Quién es Omar Khayyam?, el hombre que cambió la forma de medir el tiempo

Omar Khayyam escribió su trabajo literario en su lengua materna, el farsi, que hasta ahora se habla en países como Irán, Tayikistán, Afganistán, Georgia, parte noroeste de la India y zonas de Pakistán. Sus poesías resaltan por ser delicados y sutiles, pero con un significado del "ser" que toca el corazón de los lectores. 

Gracias al escritor inglés Edward Fitzgerald, el trabajo de Khayyam se hizo conocido en Europa y América. Él tradujo el poemario del literato persa al inglés y lo llamó 'Rubaiyat'. 

Frases de Omar Khayyam

1. "Para el sabio, la tristeza y la alegría son semejantes, lo mismo que el bien y el mal; para el sabio, todo lo que tuvo principio debe tener también fin. Considera, por tanto, si hay razón para que te alegres con la ventura que llega, o te entristezcas con la desgracia que no esperabas."

2. "Vive plenamente mientras puedas y no calcules el precio."

3. "No te ilusiones con tu riqueza y tu belleza, puedes perderlas; aquella en una noche, esta en una fiebre."

4. "A nadie pedí la vida. Me esfuerzo por aceptar, sin júbilo ni rabia, todo lo que la vida ofrece. Partiré sin preguntar al prójimo acerca de mi curiosa permanencia en este mundo."

5. "Entre la fe y la incredulidad, un soplo. Entre la certeza y la duda, un soplo. Alégrate en este soplo presente donde vives, pues la vida misma está en el soplo que pasa."

6. "¡Qué mezquino el corazón que no sabe amar! Si no estás enamorado, ¿cómo puedes gozar con la deslumbrante luz del sol o la suave claridad de la luna?"

7. "Los sabios no podrán enseñarte nunca nada, mas la caricia de unas negras pestañas de mujer te revelará la felicidad."

8. "Si los amantes del vino y del amor van al infierno, vacío debe estar el paraíso"

9. "A pesar de la felicidad que tuvimos, no adoro el pasado. ¡ Es tan honda la dulzura del presente!"

10. "Lámparas que se apagan, esperanzas que se encienden: la aurora. Lámparas que se encienden, esperanzas que se apagan: la noche."

11. "Todo es un tablero de ajedrez de noches y días, donde el destino, con hombres como piezas, juega: Acá y acullá mueve, y da jaque y mata, y uno por uno, vuelve a ponerlos en la caja“.

12. "He aquí la única verdad. Somos los peones de la misteriosa partida de ajedrez que juega Alá. Él nos mueve, nos detiene, vuelve a empujarnos, y al final nos arroja, uno a uno, a la caja de la nada."

PUEDES VER Google le dedica emotivo doodle a Omar Khayyam por aniversario de su nacimiento

Poema de Omar Khayyam: 'Rubaiyat' 

¿Por qué vendes tu vino, mercader?

¿Qué pueden darte a cambio de tu vino?

¿Dinero…? ¿ Y qué puede darte el dinero?

¿Poder…? ¿Pues no eres dueño del mundo cuando tienes en tus manos una copa?

¿Riqueza…? ¿Hay alguien más rico que tú, que en tu copa tienes oro, rubíes, perlas y sueños?

¿Amor…? ¿No sientes arder la sangre en tus venas cuando la copa besa tus labios?

Pues si todo lo tienes en el vino, dime, mercader, ¿por qué lo vendes?

Si locura no fuese, cual la araña en su nido

cuidarías la tela de tu vida presente:

¿Y a qué, si nadie sabe si el aliento absorbido

puede volver al aire de donde fue bebido?

El ayer ya dispuso del hoy la suerte triste,

y el silencio y el triunfo y el dolor del mañana:

¡Bebe! pues que no sabes cuándo y porqué viniste

e ignoras porqué y dónde predestinado fuiste.

Video Recomendado

Lazy loaded component