¿Cómo es el primer colegio de América Latina para niños transexuales? [VIDEO]

Nicol Leon
17 May. 2019 | 11:32h

En Chile, adolescentes transgénero asisten al primer colegio que educa a niños de esta identidad sexual. Así lo muestra BBC en un video difundido por Youtube.

Amaranta Gómez se encuentra en la comuna de Ñuñoa, en Chile, y es el primer colegio para adolescentes transgénero de América Latina. De los 39 alumnos que asisten al plantel, 22 se identifican como transexuales; el resto se considera del sexo con el que nacieron, es decir, masculino o femenino.

En un video de Youtube elaborado por la BBC, se muestran los testimonios de los estudiantes que asisten a este centro educativo. Uno de ellos es Mateo de 17 años, quien contó que se dio cuenta de su identidad sexual desde pequeño y cómo su familia lo apoyó.

PUEDES VER Mujer trans crió al hijo de su novio: bebé fue abandonado por su madre biológica

"Tú sabes quién eres. Cuando empecé a crecer, y mi familia comenzó a comprarme cosas femeninas, como vestidos o me incentivó a usar el cabello largo, maquillaje y esas cosas, empecé a sentirme como si no fuera yo", contó en el video de Youtube.

Añadió que se integró a la primera escuela transgénero el año pasado, cuando empezó su transición a mujer y dejó de asistir a su colegio anterior, donde solo estudiaban niñas. "Cuando salí, se lo tomaron muy bien, pero no pudieron ayudarme como yo lo necesitaba. Así que decidí dejar esa escuela", narró.

Otro estudiante de Amaranta Gómez contó que decidió formar parte de este colegio porque no estaba conforme con el trato que le daban. "No me sentía cómoda en mi colegio porque era como invisible, nadie hablaba de lo trans", comentó. En el video, también se escucha la opinión de un estudiante que asegura la falta de respeto "tanto de los profesores como de los alumnos" en la escuela tradicional.

PUEDES VER Pastor trans exige que se celebren matrimonios igualitarios: “Son uniones santas”

El colegio Amaranta Gómez se fundó en abril del año pasado. Al primer día de clases solo fueron cinco alumnos. Hoy, cuentan con dos aulas, una para jóvenes de 12 años en adelante y otra para los más pequeños. El instituto es financiado por la Fundación Selena, una organización que busca proteger los derechos de niños, niñas y jóvenes transgénero.

La directora de este centro educativo opinó que el género "no es tan estático como pensamos: o eres un niño o una niña". Añadió que no les interesa que, mediante diversas investigaciones, se haya concluido que los niños transgénero cambian de identidad después de diez o veinte años.