Alerta en Argentina por rastros de componente de viagra en ríos y arroyos

La República
2019 M05 12 | 09:17 h

La presencia del sildenafil podría tener consecuencias negativas en el medio ambiente y la salud humana, informaron investigadores de Argentina.

La Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) reveló en un informe que el sildenafil, el principio activo del viagra y de otros 22 medicamentos para la disfunción eréctil, es uno de los componentes farmacológicos con más presencia en las aguas de Argentina.

Esto podría tener consecuencias negativas en el medio ambiente y la salud humana, tal como informa el estudio elaborado por el Centro de Investigaciones del Medio Ambiente (CIM), dependiente de la facultad mencionada. Asimismo, se detalló que el sildenafil y la carbamazepina -droga para tratar la epilepsia- son los dos fármacos con más presencia en el agua.

PUEDES VER: Con este detector creado por arequipeña sabrás si tu bebida fue adulterada

Después de su administración, estos contaminantes “se incorporan a los sistemas acuáticos debido a que sus características refractarias no se eliminan en las plantas de tratamiento de aguas residuales convencionales y, por lo tanto, llegan a las aguas superficiales y los sistemas de purificación”, indicaron los investigadores.

Uno de ellos, Alberto Capparelli, explicó que se analizaron aguas provenientes de efluentes cloacales y del río Uruguay y sus canales debido a que “las plantas tradicionales no logran eliminar estos contaminantes ni otros que provienen de maquillajes o cremas que contienen metilparabeno”.

PUEDES VER: Argentina en su peor crisis y el dólar no da respiro

Para contrarrestar esta situación, los científicos del CIM trabajan desde hace más de tres años en el desarrollo de un sistema para aplicar en plantas de tratamiento de aguas residuales domésticas para poder limpiar esos compuestos del agua antes que se derive a ríos y arroyos.

El método que probaron estuvo basado en carbón activado en polvo (CAP), el cual logró remover del 85% de los residuos de sildenafil y carbamazepina luego de 8 horas de interacción con las sustancias.

La tecnología habitual, que usa carbón activado granulado (CAG), pudo extraer menos del 10% de ambos contaminantes en el mismo período.