OVV: Venezuela registra la tasa de suicidios más alta del continente

Jose Senepo
8 May. 2019 | 08:55h

La tasa de suicidios por la crisis en Venezuela es muy similar a las que se registran a países de Asia y estas serían sus principales razones. 

La crisis en Venezuela generada por el régimen chavista en los los últimos años ha incrementado la cifra de suicidios entre las personas del país petrolero, según análisis del sociólogo Roberto Briceño León, director del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV).

En una entrevista con el medio ABC, Roberto Briceño alertó que su país, Venezuela, ha pasado a ocupar el primer puesto en las estadísticas de suicidio en todo el continente, acercándose a países del continente asiático, que encabezan la lista. 

PUEDES VER Venezuela hoy: últimas noticias de la crisis venezolana EN VIVO

"Antes del chavismo, el suicidio representaba entre 4 y 5 personas por cada 100.000 habitantes. Pese a la bonanza petrolera aumentó entre 8 y 9 suicidios pero a partir del 2015 los suicidios se dispararon a una media de 19 personas. Es decir la tasa se cuadriplicó en los últimos 15 años convirtiéndose en un fenómeno social", dijo Roberto Briceño a ABC.

Para Briceño uno de los principales factores de este fenómeno social es la severa crisis en Venezuela que ha empujado a los ciudadanos a dos cosas, según las estadísticas: a irse del país o a quitarse la vida. 

Este fenómeno, adicionado a la falta de psicofármacos, aumenta la desesperación de los pacientes que llevan algún tratamiento y no tienen acceso a las medicaciones necesarias, por lo que se convierte en una de las razones de suicidio

Roberto Briceño

Roberto Briceño León, director de  OVV, denuncia crecimiento de suicidios en el país. El Nacional

Roberto Briceño y el Observatorio Venezolano de Violencia han registrado en lo que va de 2018 una cifra de 23 500 homicidios, que es igual a la cifra de 81 asesinatos por cada 100 000 personas. 

Finalmente denunció que el régimen de Nicolás Maduro esconde las cifras de las muertes durante la crisis en Venezuela desde 2003, para que la comunidad internacional no se entere de "la cara fea de la 'revolución bonita' como lo quieren vender".