Beber agua de caño aumenta riesgo de cáncer, según estudio científico

Jhoselyn Valdez
2 May. 2019 | 20:50h

Investigación demostró que los sistemas públicos de agua potable en California contienen sustancias químicas y radiactivas que podrían causar cáncer

Un estudio científico determinó que beber agua del caño en California, Estados unidos, puede aumentar significativamente el riesgo de contraer cáncer. Según los investigadores, las personas que han bebido de forma directa y por varios años son los más afectados.

Investigadores de la ONG de defensa ambiental Environmental Working Group (EWG) advirtieron que los sistemas públicos del estado de California están contaminados con sustancias químicas, como arsénico, cromo hexavalente y elementos radiactivos como uranio y radio.

PUEDES VER: Bebés alimentados con fórmula tienen mayor riesgo de padecer obesidad, según OMS

El estudio científico estima que las sustancias halladas en el agua habrían generado la aparición de casi 15 500 casos de cáncer. Para determinar esa cifra, se examinaron  2737 sistemas públicos que sirven como fuente de agua potable al 98% de la población en California.

Aplicando los índices de riesgo de cáncer a los datos sobre las sustancias contaminantes en el agua potable de los sistemas comunitarios en California, Estados Unidos, entre 2011 y 2015, los investigadores concluyeron que 15 449 casos oncológicos estarían ligados al consumo de este líquido.

En Estados Unidos, los sistemas públicos de agua están regulados por la Ley Federal de Agua Potable Segura. La Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA) establece estándares para la calidad de los recursos hídricos.

PUEDES VER: Estados Unidos: condenado a cadena perpetua torturó y decapitó a compañero de celda

Aunque el 90% de los sistemas de agua potable en California cumplen con estos estándares, la ONG de defensa ambiental Environmental Working Group (EWG) advirtió que "lo legal no siempre significa que es seguro".

"Anta la falta de control federal, los estados deben tomar medidas para fijar y hacer cumplir estándares de agua potable que sean más rigurosos y más seguros para la salud que los requeridos por la EPA", señala Tasha Stoiber, autora principal del estudio científico.

El EWG recomendó a la población de California, Estados Unidos, instalar un filtro de agua en los caños a fin de reducir la exposición a las sustancias contaminantes.