CTS - Promulgan ley que autoriza a disponer libremente del 100% de los fondos

España cerró la polarizada campaña electoral

La Republica
Redaccionlr

Elecciones este domingo. Pedro Sánchez (PSOE) pide parar a la extrema derecha, Casado (PP) dice que gobernaría con Vox, Rivera (Ciudadanos) indica que echar a Sánchez es una emergencia, Iglesias (Podemos) busca "voto útil" que frene a la derecha.

AFP.

España cerró este viernes la polarizada campaña de las elecciones legislativas del domingo, entre los llamados del jefe de gobierno socialista Pedro Sánchez a evitar el ascenso de la extrema derecha, que ha revolucionado el panorama político del país y con la que los conservadores estarían dispuestos a gobernar.

Casi residual en la política española desde el fin de la dictadura de Francisco Franco en 1975, la extrema derecha podría entrar fuerte en el Congreso español con el partido Vox.

PUEDES VER El socialista Pedro Sánchez: ¿el favorito del 28 de abril?

Con un lenguaje duro contra el separatismo catalán, la inmigración ilegal y el feminismo de la izquierda, los últimos sondeos daban a esta formación más del 10% de los votos -unos 30 escaños de un total de 350 en la cámara baja- cuando en 2016 apenas cosechó un 0,2%.

Un escenario que los socialistas, favoritos en los sondeos, han empleado para movilizar a su electorado. Según advierten, podrían verse apartados por un acuerdo entre el conservador Partido Popular, los liberales de Ciudadanos y Vox, como ya les ocurrió en su feudo de Andalucía. "Esa certeza existe, de que si el próximo domingo suman las tres derechas, vamos a tener a Pablo Casado (del PP) de presidente, a Albert Rivera (de Ciudadanos) de acompañante y a la ultraderecha al mando", lanzó Sánchez en un mitin en Madrid.

Casado, abierto a Vox

Sánchez dijo esto horas después de que Casado dejara caer que está abierto a gobernar con Vox. "¿Para qué vamos a andar pisándonos la manguera entre nosotros, si lo que tenemos que hacer es sumar?", dijo Casado en esRadio. "Tenemos que echar a Sánchez. Es una emergencia nacional", abundó Rivera.

PUEDES VER Pedro Sánchez, malabarista que busca estabilizarse en el poder [FOTOS]

Desde Madrid, Santiago Abascal, líder de Vox, advertía en tono tremendista que el domingo se decide "o la disgregación o la continuidad histórica de nuestra patria (...) o la anti-España o la España viva".

Diez meses después de la moción de censura contra Mariano Rajoy, Sánchez lidera todas las encuestas. Pero la gobernabilidad es complicada en un Congreso dividido: por un lado, socialistas del PSOE y Podemos, y por otro, Partido Popular, Ciudadanos y Vox.

Una posibilidad difícil pero no descartada por Sánchez sería un acuerdo con Ciudadanos, contra lo que ha advertido Pablo Iglesias, de Podemos. "Es evidente que los poderes económicos y viejos sectores del Partido Socialista van a apostar por ese acuerdo", lanzó.

La incertidumbre es elevada y mucha volatilidad, especialmente en la derecha, enfrascada en una dura batalla para liderar el campo conservador. 

Hay un alto nivel de indecisos

- El Centro de Investigaciones Sociológicas señaló hace dos semanas que un 41% de los posibles votantes seguía indeciso y muchos tomarían una resolución al final de la campaña, lo que movió aún más a los partidos a multiplicar su actividad.

PUEDES VER Elecciones en España serían definidas por el voto de la población feminista

- Los socialistas y Unidas Podemos han centrado su campaña en cuestiones sociales, como empleo, pensiones, sanidad o educación, mientras que los de derecha denunciaron el independentismo catalán y en rebajar los impuestos.

- Las encuestas apuntan de forma unánime a que los socialistas que encabeza Sánchez quedarán en primer lugar, pero sin una mayoría de Gobierno.