Semana Santa: los dos hombres condenados junto a Jesucristo no fueron ladrones

Nicol Leon
18 Apr. 2019 | 12:47h

Revelación en Semana Santa. Después de analizar la Biblia, el teólogo Ariel Álvarez Valdez concluyó que los acompañantes de Jesús durante su crucificción no fueron ladrones.

 

En los libros Marcos, Mateo y Lucas de la Biblia, se cuenta que las dos personas que fueron crucificadas al lado de Jesucristo fueron 'lestés', palabra griega que quiere decir "bandidos" o "malhechores".

Por Semana Santa, el teólogo Ariel Álvarez Valdez reveló al diario El Clarín que esta teoría no es cierta, pues no concuerda con investigaciones históricas.

PUEDES VER Conoce las rutas más cortas para recorrer las siete iglesias en Lima

Tras analizar este libro, el especialista aseguró que Poncio Pilato no ordenó casualmente que los supuestos ladrones fueran ejecutados junto a Jesús.

Según Ariel Álvarez, en esa época, los romanos solo ordenaban crucifixión para los rebeldes políticos, revolucionarios sociales o subversivos.

Prueba de ello, es el registro histórico que indica que en Roma solo recibían esta condena los que estaban contra el gobierno, mas no los ladrones.

PUEDES VER Judas Iscariote: ¿Cómo murió el discípulo que traicionó a Jesús?

Para explicar por qué estas personas fueron asesinadas al lado de Jesucristo, el teólogo cita a Flacio Josefo, quien asegura que a mediados del siglo I, durante la Guerra de los Judíos, la palabra "lestés" había adquirido un nuevo significado.

"Una nueva especie de bandidos surgió en Jerusalén: los sicarios", afirma Josefo. A partir de esto, el especialista concluyó que los hombres crucificados fueron judíos que se revelaron contra Roma.

"Por lo tanto, los "bandidos" crucificados con Jesús no eran ladrones sino agitadores sociales", asegura.

PUEDES VER ¿Qué significa cada uno de los días de Semana Santa?

Esta afirmación impulsó al teólogo a preguntarse "¿qué relación tenían con Jesús de Nazaret (los supuestos malhechores)?", pues en la Biblia no se los vincula.

Resaltó que el protagonista de Semana Santa había sido condenado por ser un subversivo político, rebelde y agitador social, según se indica en las Sagradas Escrituras.

Pese a que el hijo de Dios no haya cumplido con ninguna de estas características, el teólogo dijo que las autoridades lo consideraron así porque colocaron un cartel sobre su cabeza con un mensaje que explicaba la razón de su condena: "El Rey de los judíos".

"Es poco probable que varias personas condenadas el mismo día, a la misma hora, en el mismo lugar, por la misma causa, por el mismo gobernador y con la misma pena, no estén relacionados", precisó en el diario argentino.

Añadió que en Judea, lugar donde Jesucristo fue crucificado, "no habían levantamientos políticos todos los días, como para suponer que eran perturbadores sociales de otra rebelión diferente de la de Jesús".

Para el teólogo, ambas personas habían sido los discípulos del hijo de Dios, pues fueron condenados de la misma forma y por el mismo delito.

Reveló que, de acuerdo a su teoría, los supuestos bandidos habían sido los discípulos que lo ayudaron a preparar la habitación para la última cena.

"¿Por qué los Evangelios nunca dijeron que los dos crucificados eran discípulos suyos? (...). Muy pronto, entre los primeros cristianos, se desarrolló la idea de la muerte salvadora de Jesús. Es decir, se elaboró la tesis de que Jesús había dado su vida por la humanidad, y que su muerte en la cruz fue redentora", precisó.