Oraciones, cantos y velas por Notre Dame: la vigilia de los parisinos y turistas [FOTOS]

La República
h

Miles de parisinos y turistas se reunieron en el exterior de Notre Dame para realizar otra vigilia tras el incendio que destruyó parte del icónico monumento. 

Miles de parisinos y turistas se reunieron en el exterior de Notre Dame, en París, esta noche, para realizar otra vigilia tras el incendio que desgarró la torre emblemática de la estructura y gran parte del techo.

Los lugareños se concentraron en la iglesia de Saint-Sulpice, desde donde caminaron hacia la catedral icónica en medio de himnos religiosos. 

PUEDES VER Tesoros de Notre Dame perdidos, dañados y preservados después del incendio [FOTOS]

La iglesia de Saint-Suplice, construida en el siglo XVII e importante para el catolicismo francés, se incendió el mes pasado pero no tuvo tanto daño como el que sufrió Notre Dame.

"Ayer pensamos que toda la catedral se derrumbaría. Sin embargo, esta mañana todavía está de pie, valiente, a pesar de todo", comentó Marie Aimee, una de las religiosas presentes en la vigilia. 

Frente al monumento devastado por las llamas, algunos se arrodillaron y unieron sus manos en súplicas silenciosas. Otros cantaron con la mirada fija en un cielo anaranjado repleto de un denso humo.

Decenas que se convocaron espontáneamente, cantaron el himno a capela y por momentos, fueron acompañados por dos violines.

La catedral de Notre Dame también llamó a Quentin Salardaine, un doctor de París de 25 años, mientras las llamas avanzaban iluminando la noche.

PUEDES VER Centenares de abejas: las otras víctimas del incendio en la Catedral de Notre Dame [VIDEO]

"Creo que este edificio es símbolo de París, sin importar si eres católico o no. Yo no lo soy", dijo. "Estoy aquí porque no podía quedarme en casa sabiendo que esto estaba sucediendo y que hay gente reunida entonando himnos religiosos".

El lunes por la noche, cientos, e incluso miles de personas se alinearon en los bordes de río Sena alrededor de la pequeña Isla de la Cité, que alberga a la catedral de Notre Dame, viendo incrédulos y horrorizados.

Las llamas se esparcieron por el techo y la parte posterior de la estructura. La aguja ardió y se desplomó.

El jefe de bomberos de París reportó que las cuadrillas tuvieron problemas para contener el incendio, que se extendió hacia el exterior de madera de la iglesia y hacia una de sus distintivas torres.

Los chorros de agua de las mangueras azotaron la fachada de Notre Dame. Incluso después de que los bomberos comenzaron a contener el incendio, desde la cuenca sur aún se podían ver algunas llamas asomándose por donde solía estar el techo.

Las luces que pasaban frente a las ventanas delanteras parecían ser de los investigadores.

Afuera de Saint-Julien-el-Pauvre, más personas seguían uniéndose al coro improvisado. Blandine Bouret, de 68 años, dijo que conocía bien el vecindario. Su abuelo tenía una tienda a una calle de la catedral y su padre tenía un negocio cerca de ahí. "Es terrible, es catastrófico. Es el alma de París", dijo Bouret.