"Reconstruiremos Notre Dame", prometió Emmanuel Macron

Marianhe Araque
h

En medio del incendio en la Catedral de Notre Dame en París, el presidente Emmanuel Macron llegó a las inmediaciones para pronunciarse sobre los hechos. 

"Reconstruiremos Notre Dame", prometió el lunes el presidente de Francia, Emmanuel Macron, después de visitar la emblemática catedral parisina que fue parcialmente arrasada por un incendio.

"Se ha evitado lo peor, aunque todavía no hemos ganado la batalla totalmente", dijo el mandatario francés, visiblemente emocionado, antes de agradecer a los bomberos por haber salvado las dos torres y la fachada del monumento.

PUEDES VER SIGUE EN VIVO EL MINUTO A MINUTO DEL INCENDIO DE LA CATEDRAL DE NOTRE DAME EN PARÍS

"Las próximas horas serán difíciles", añadió Macron, describiendo el siniestro como una "terrible tragedia", pero señaló que Francia hará un llamado "a los más grandes talentos" para reconstruir el edificio.

Emmanuel Macron, quien tenía previsto dirigirse al país para anunciar medidas frente a la crisis de los "chalecos amarillos", anuló su discurso para dirigirse al lugar del siniestro. La presidencia no ha comunicado aún cuándo hará sus anuncios.

Más temprano, en otro tuit, Macron se dirigió a los parisinos en el que dijo que sus pensamientos van a todos los católicos y al pueblo francés. Como todos mis conciudadanos, me entristece ver esta parte de nosotros quemarse esta noche". 

Macron hablaría por televisión en un horario de máxima audiencia en Francia, para anunciar "medidas concretas" con el objetivo de sofocar la cólera de este movimiento social inédito.

La tarea de tratar de satisfacer las múltiples demandas de este colectivo heterogéneo será delicada para el líder de 41 años de edad, que fue elegido hace dos años con la promesa de cambiar profundamente Francia.

Entre las pistas mencionadas por la prensa figuran una rebaja de los impuestos sobre la renta para los sectores de clase media e incrementos en las pensiones más bajas, dos medidas prioritarias desde el punto de vista de más del 80% de los franceses, de acuerdo con una encuesta de la firma Ifop.

Las apuestas son altas para Emmanuel Macron, quien debe encontrar las palabras correctas para resolver la peor crisis de su presidencia, y responder a la cólera de este colectivo, que aunque surgió a raíz del hartazgo fiscal, ahora se ha generalizado a otros aspectos de la sociedad francesa.