Leonardo Da Vinci: Revelan nuevos secretos de La Última Cena

La República
2019 M04 16 | 07:55 h

Semana Santa. Una reciente investigación revela el oculto secreto que desde siempre llevaron en sus ropas los asistentes a "La Última Cena" de Da Vinci.

La historiadora italiana Elisabetta Sangalli, en su libro 'Leonardo e le dodici pietre del Paradiso' (Leonardo y las doce piedras del paraíso), asegura haber encontrado un nuevo secreto en la pintura de “La Última Cena” en torno a las piedras preciosas que adornan las ropas de Jesucristo y los apóstoles que lo acompañan.

“La Última Cena” es un cuadro del pintor renacentista Leonardo Da Vinci que ha suscitado desde siempre innumerables teorías de conspiración relativas al origen del cristianismo, como es el caso del Código Da Vinci de Dan Brown. En esta ocasión, el informe de Sangalli revela que los prendedores utilizados por Jesús y los discípulos en sus ropas tienen un significado oculto.

PUEDES VER Pintura confirma que Da Vinci era ambidiestro

Por ejemplo, Cristo porta en la túnica sobre su pecho una esmeralda que para la autora representa “una piedra portadora de paz y símbolo del renacimiento y que hasta la Edad Media se relacionaba con la regeneración". Las esmeraldas además distinguían por excelencia a los miembros de la mítica tribu de Leví que accedían a los cargos sacerdotales de la época.

Del mismo modo, otros asistentes al banquete exhiben piedras de distintas denominaciones en un número total de ocho. A San Juan le fue pintado un “yahalom”, palabra hebrea para designar a los diamantes, mientras que a San Andrés le corresponde un zafiro que representa la Ciudad Celeste del Apocalipsis. Que sean ocho los apóstoles elegidos tampoco sería una casualidad, pues el genio italiano habría querido representar el siete perfecto de la creación y un octavo, su maestro.

“Muy probablemente él pintó el lienzo otorgándole una interpretación personal a cada gema y asociándolas a los asistentes según los carismas propios de cada uno", indicó la investigadora, emocionada. Lo verdaderamente cierto es que el buen Leonardo siempre tendrá un nuevo secreto que contarnos a través de su obra.