La desgarradora carta de dos niños al hombre que abusó de ellos

Irene Ignacio
14 04 2019 | 12:41h

El violador de 38 años era un “amigo de la familia. Solía llevar a los niños a acampar y a  nadar. Al leer la carta, la jueza de Reino Unido comentó que expresaba “pura inocencia”.

En Reino Unido, un hombre de 38 años, identificado como Steven Matthew Sarver se declaró culpable de violar a cuatro menores de edad. 

El británico abusó sexualmente de tres niños y una niña de entre seis y diez años de edad.

PUEDES VER Niña de seis años salvó la vida de su hermanito al donarle médula ósea

Él se declaró culpable de violación sexual en el juicio que se le sigue en Reino Unido. Fue sentenciado por la Justicia británica a 20 años de pena privativa de la libertad.

El abuso sexual a los menores habría ocurrido entre mayo de 2016 y diciembre del año pasado, de acuerdo a la información que brindaron los fiscales de Hamilton, Reino Unido, recogió Cincinnati.

Durante el juicio en Reino Unido, se leyeron los escritos de dos de sus víctimas.

“Eres un abusador de niños y eso está mal. No quiero volver a ver ni tener noticias tuyas de nuevo”, escribió una de las víctimas de violación sexual, de acuerdo al medio citado. “Mereces irte al infierno por al menos un año. Dios me está diciendo que tengo derecho a estar enojado contigo”, aseguró.

La otra carta expresaba, según el sentir de la jueza de Reino Unido, la “pura inocencia” de un pequeño infante. “Si pudiera, te escupiría en la cara”, había escrito el menor. “Necesitas pensar en cómo nos sentimos yo y mis amigos. Nos lastimaste”, lamentó el niño.

El abusador sexual se negó a comentar las cartas. El hombre de 38 años, se limitó a dar un escueto “lo siento”. “Es esa la única palabra que puedes hablar?”, le interrogó la jueza, recogió el medio local. El violador confeso contestó afirmativamente.

Finalmente, la jueza concluyó diciendo que eran "las palabras más poderosas que había escuchado en mucho tiempo". 

La violación de los cuatro menores ocurrió en un plazo de dos años, cuando acudían a acampar. El hombre, considerado un amigo de la familia, solía llevarlos a áreas de recreación, como campos de minigolf en Green Township y además, su casa ubicada en Addyston, Reino Unido.


 

Video Recomendado