Presos queman vivo a acusado de violar, degollar y enterrar a joven [VIDEO]

La República
14 04 2019 | 10:09h

Dos presidiarios lanzaron agua hirviendo a Darío Gastón Badaracco, acusado de feminicidio en Argentina. "Tenía que arreglarse así", justificaron. Hombre murió cuando era trasladado al hospital. 

Conmoción en Argentina. Darío Gastón Badaracco (31), principal acusado de violar, estrangular y luego enterrar el cuerpo de Araceli Fulles, fue quemado vivo por sus compañeros de celda en la prisión de Sierra Chica, el establecimiento penitenciario de máxima seguridad ubicado en la provincia de Buenos AiresArgentina.

Fuentes policiales confirmaron a Clarín que, el pasado 8 de abril, dos presidiarios lanzaron agua hirviendo al acusado del "homicidio doblemente agravado cometido por una o más personas".

PUEDES VER Sujeto que asesinó a su esposa por negarse a tener intimidad muere en prisión

De acuerdo a la información brindada al diario argentino, Badaracco tenía el 60% del cuerpo con severas quemaduras. Su fallecimiento se registró el último sábado a las 9.30 p.m., cuando era trasladado de la cárcel al hospital de Olavarría.

La riña se había originado en la celda 766 del pabellón 10 de Sierra Chica, en Argentina.

"Lo golpearon, lo patearon y le tiraron agua hirviendo sobre el rostro, tórax, abdomen, región inguinal y piernas", señaló la fuente policial. Al ser consultados sobre el motivo del ataque, los internos dijeron que “son problemas de presos y los teníamos que arreglar así”, agregó Clarín. 

Badaracco había ingresado a la cárcel hace poco menos de dos años y tenía una conducta ejemplar. Estaba incluido en un régimen estricto y había pasado en la Unidad N ° 30 antes de llegar a la Unidad N ° 2 y en el pabellón 10, donde encontró la muerte.

El feminicidio de Araceli Fulles remeció Argentina

Fue el 2 de abril de 2017 que Araceli salió a cenar con amigos. Luego, fueron a una plaza muy cerca de su casa en San Martín. Lo último que sus padres supieron de ella llegó en forma de mensaje bien temprano por la mañana: "Prepará el mate que voy para allá". Nunca llegó.

Fueron 25 días de angustia y búsqueda hasta que un perro de la División K-9 de Punta Lara llevó a los investigadores hasta la casa de Badaracco, un hombre que había estado tres veces ante el fiscal del caso como testigo.

El cuerpo de Araceli se encontró el 27 de abril de 2017 en el patio. Para entonces, el dueño de casa se escapó. Fue arrestado dos días después, cuando una vecina del Bajo Flores reconoció y llamó al 911.

Baradacco era investigado desde que los familiares de la joven denunciaron su desaparición por una sencilla razón: es la última persona que la vio con vida. En su última declaración como testigo reconoció que estuvo con Araceli la madrugada del 1 de abril y que había mantenido intimidad con ella. 

Su casa de la calle Cevallos 7365, en Argentina, ya había sido revisada en el marco de esta misma investigación. Por impericia de los detectives o porque el cuerpo fue ocultado después del operativo, es que los policías no encontraron datos de relevancia. Ayer, en un segundo allanamiento, hallaron los restos de una mujer.

Varios días después, en coincidencia con distintas pruebas que fueron incorporadas a la causa, los investigadores avanzaron en esta pista, demoraron a cuatro sospechosos por encubrimiento, y encontraron el cuerpo.

Video Recomendado