El destino del gatito que vivía junto a Julian Assange en la embajada de Ecuador [FOTOS]

Estefany Lujan
h

Julian Assange ocupó la sede de la embajada de Ecuador en Reino Unido durante los últimos años junto a un gato. El fundador de WikiLeaks se había convertido en una especie de huésped indeseable.
 

Un pedido de extradición presentado por Estados Unidos decidió el final de la libertad de Julian Assange. El 19 de junio del 2012, el fundador de WikiLeaks acudió a la embajada de Ecuador, acusado de violar a una mujer y abusar de otra en Suecia, pero este jueves fue detenido por otra causa: Washington lo acusa de delitos informáticos. En ese contexto de inestabilidad, muchos se preguntan qué pasó con el pequeño felino que vivía con él.

La Policía de Reino Unido detuvo al fundador de WikiLeaks, luego de que Estados Unidos lo acusara de conspirar con la exanalista de inteligencia Chelsea Manning para filtrar cientos de miles de documentos secretos de la seguridad estadounidense. 

Aquella fue considerada como una de las mayores filtraciones de información clasificada en toda la historia estadounidense.

PUEDES VER: Julian Assange: ¿Cómo pasó a ser defensor de los derechos humanos a presunto agresor sexual?

 

¿Qué pasó con el gato que vivía junto al fundador de WikiLeaks?

El gato no se hallaba junto al hacker originario de Australia al momento de su detención en la embajada de Reino Unido. El animalito se halla a salvo porque había sido entregado el año pasado a sus familiares, según confirmó la activista Hanna Jonasson a finales del 2018.

El medio Sputnik también dialogó con un representante de la embajada ecuatoriana y se confirmó que la mascota fue desalojada de la sede diplomática en noviembre del 2018, ya que en aquella época el hacker australiano pidió a sus abogados que el gato sea llevado a un lugar seguro.

El gatito era muy famoso e incluso tenía su propia cuenta de Twitter, aunque su perfil no presenta interacción desde marzo del 2018.

La mascota de Assange saltó a la fama luego de aparecer en las ventanas de la embajada de Ecuador ataviado con el cuello de una camisa y una corbata roja con rayas blancas.

PUEDES VER: Julian Assange: presidentes y líderes mundiales se pronuncian sobre su detención | EN VIVO

Los problemas que Assange tuvo por la crianza de su gato en la embajada ecuatoriana

Julian Assange ya tuvo problemas con los representantes de Ecuador por el cuidado de su mascota. En octubre del 2018 le dieron nuevas reglas de convivencia para que se haga responsable de asear y cuidar al felino. Incluso amenazaron al experto en informática con confiscar a su mascota si no se hacía cargo de ella, según datos de un documental.

El gatito de raza montés española fue un regalo de los hijos de Assange luego de que cumplió cinco años de refugiado. El 9 de mayo del 2016, a través de la cuenta de Twitter @EmbassyCat el mundo supo de su existencia.

Fue descrito como un felino "equipado con el más sofisticado kit de tecnología gatuna contra la vigilancia", según un comunicado de la embajada, él iba a transmitir "sus hallazgos y encuentros".


El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, describió a Julian Assange como un "miserable hacker" y un "malcriado" que llegó a manchar con sus excrementos la embajada de Quito en Londres, donde fue detenido este jueves tras perder el asilo diplomático por decisión del mandatario.

"Le hemos quitado el asilo a este malcriado y ventajosamente nos hemos librado de una piedra en el zapato", dijo Moreno durante un acto en la ciudad Latacunga (sur).

"De ahora en adelante tendremos mucho cuidado de dar asilo (...) a gente que realmente valga la pena y no a miserables hackers, cuya única intención es desestabilizar gobiernos", agregó.

Delgado y desaliñado, con larga barba blanca y el cabello recogido en una cola, el australiano, de 47 años, fue sacado a rastras por la mañana de la sede diplomática por seis agentes de Reino Unido.


Fuente: AFP / Infobae