Israel no logra llegar a la Luna: la sonda 'Beresheet' se estrelló a pocos kilómetros [FOTO]

La República
h

La sonda 'Beresheet' demandó una fuerte inversión privada y era el sueño de tres jóvenes ingenieros. Israel iba a convertirse en el cuarto país en conseguirlo después de que lo intentaran EE.UU, Rusia y China. 

Partió el pasado 21 de febrero y esperaba llegar este jueves, sin embargo la sonda ‘Beresheet’, de Israel, no logró posarse en la superficie del satélite. Con el mensaje "Small Country, Big Dreams" (pequeño país, grandes sueños), la unidad de monitoreo perdió el control del dispositivo a pocos kilómetros de distancia. Un fallo en el motor pirincipal provocó un reinicio de sistema que no pudo recuperarse.

Tras el fallo, Benjamin Netanyahu, primer ministro de Israel, señaló que este intento no debe ser un impedimento para volver a emprender la carrera espacial: "Si a la primera no lo logras, lo intentas otra vez".

PUEDES VER Estados Unidos podría 'apurar' el regreso de los astronautas a la Luna

'Beresheet' iba a ser el primer vehículo lunar de Israel, y habría puesto al país e un club exclusivo que incluye a Estados Unidos, la Unión Soviética y China. La organización sin fines de lucro SpaceIL habría sido el primer grupo privado no gubernamental en establecer un módulo de aterrizaje en la superficie de la luna.

El módulo de aterrizaje fue diseñado para tomar imágenes de sus alrededores y medir el campo magnético de la luna. SpaceIL e Israel Aerospace Industries (IAI) habían colocado una cápsula del tiempo en el módulo de aterrizaje lleno de archivos digitales que cubrían la historia y el patrimonio de Israel. 

El sueño no llegó a buen término, pero el viaje de 'Beresheet' a la órbita lunar fue un momento importante en la historia del espacio que hizo que la luna se sintiera más al alcance del mundo.

El peculiar inicio de la misión 'Beresheet'

El origen del proyecto, según la versión de sus líderes, se puede trazar hasta una noche de copas de hace casi una década en un bar de Jolón, una ciudad al sur de Tel Aviv (Israel).

Los jóvenes Yonatan Winetraub, ingeniero espacial, Yariv Bash, experto en ciberseguridad, y Kfir Damari, fabricante de drones, se fueron calentando con el paso de los tragos y acabaron diseñando un plan para colocar una nave espacial sobre la Luna. 

PUEDES VER Superluna 2019: cuándo verla y por qué la nombraron 'luna llena de gusano'

Para desarrollar su proyecto, en 2011 fundaron SpaceIL y anunciaron su participación en el Lunar X Prize, un concurso de Google que ofrecía 17,7 millones de euros para el primer equipo que lograse llevar un robot explorador a la Luna capaz de recorrer al menos medio kilómetro sobre la superficie del satélite y transmitir a la Tierra imágenes o vídeo de alta definición.

El último plazo fijado por Google expiró en 2018, pero el grupo israelí, que trabajaba junto al contratista de defensa propiedad del Gobierno Israel Aerospace Industries (IAI), continuó con el trabajo.

'Beresheet', que en hebreo significa "génesis", costó unos 89 millones de euros, en su mayoría aportados por filántropos judíos. Los dos principales inversores son el magnate estadounidense de los casinos Sheldon Adelson, que ha donado 14,5 millones de euros, y el mencionado Morris Kahn.

La Agencia Espacial Israelí ha destinado al proyecto 1,8 millones de euros, la única aportación estatal.