Cerca de 600 millones de aves mueren al año en EE. UU. al chocar contra rascacielos

Jose Astete
h

Una gran cantidad de aves migratorias mueren al impactar los enormes edificios de diversas ciudades de Estados Unidos.

Una reciente investigación realizada por el Laboratorio de Ornitología de Cornell ha revelado que, aproximadamente, 600 millones de aves mueren cada año en Estados Unidos tras chocarse con enormes rascacielos. El mismo estudio señaló que las ciudades donde más ocurre esto son: Chicago, Houston y Dallas.

Esto es debido a que una gran cantidad de aves, atraídas por la luz artificial que desprenden estos enormes edificios, se desorientan y terminan estrellándose contra las paredes, las cuales en su mayoría están hechas de vidrio. Tras el impacto, estos animales sufren lesiones muy graves que a menudo les provoca la muerte.

La principales épocas del año en que esto ocurre son durante la llegada de la primavera y otoño porque es cuando millones de aves migratorias atraviesan estas zonas de Estados Unidos en su camino entre Canadá y Latinoamérica.

PUEDES VER: India prohíbe enjaular y comercializar aves porque atenta contra su libertad

Chicago es la ciudad más peligrosa para estos animales por sus enormes y numerosos rascacielos, seguido de este, se encuentran Houston y Dallas. Las aves tras haber realizado un viaje de miles de kilómetros se encuentran con un destino fatal al llegar a estas ciudades.

El autor principal de este estudio, publicado en la revista “Frontiers in Ecology and Environment”, fue el investigador Kyle Horton junto al Laboratorio de Ornitología de Cornell. En un comunicado, el mismo laboratorio explicó parte de la investigación que realizaron.

“Chicago, Houston y Dallas se encuentran en una posición única en el corazón de los corredores aéreos más transitados de Norteamérica. Esto, combinado con que son algunas de las ciudades más grandes de Estados Unidos, las convierte en una seria amenaza para el paso de las aves migratorias, independientemente de la temporada”, señalaron en el comunicado publicado en su página web.

También señalaron que las millones a aves que mueren a causa de estas estructura pondría a los rascacielos como una de las principales causas de deceso de estos animales.

“Esta magnitud de la mortalidad pondría a los edificios solo por detrás de los gatos domésticos entre las fuentes de mortalidad directa de aves causada por el hombre”, concluyeron en el informe.