Se hizo gigoló para contactar gays y asesinarlos: lo condenaron a perpetua

La República
h

En Argentina. Era carnicero de día y gigoló por las noches. Carlos Autalán fue condenado a perpetua por asesinar a dos homosexuales en 2015, cuando se prostituía a través de distintas páginas web.    

Carlos Eduardo Autalán, también conocido como "Charly", era carnicero, fisicoculturista, fan del programa 'MasterChef' y taxista.

Oriundo de Bahía Blanca, una ciudad puerto de la provincia de Buenos Aires (Argentina), se radicó en la provincia de Santiago del Estero, adonde terminaría condenado a cadena perpetua por matar a dos hombres. Empleó el mismo modus operandi. 

PUEDES VER Secuestró a su expareja, la violó y grabó el abuso sexual durante dos días

Autalán se hizo gigoló para contactar homosexuales. Ofrecía sus servicios a través de la web y cobraba menos de 12 dólares la hora que, en 2015, cuando fue capturado, eran bastante más dinero que ahora.

José Domingo Di Pietro, de 52 años, y el estudiante Sebastián Acosta, de 25, fueron sus víctimas. El 27 de agosto de 2015 asfixió a Acosta con una almohada; El 5 de octubre del mismo año, hizo lo propio con Di Pietro.

Durante el juicio, se reconoció el crimen de Di Pietro, pero se negó el de Acosta. La justicia aprobó ambos, y la homofobia fue un agravante para el delito cometido: se condenó el homicidio por la orientación sexual de las víctimas y la causa crítica".

La codificación de un documento de Autón: se robó el celular de Acosta, se cambió el chip y se activó. Así fue como la compañía telefónica detectó el aparato denunciado y dio aviso a la policía. Si no hubiera dejado una pista semejante, tal vez hubiera seguido cometiendo crímenes de odio.

Afecto a los buenos platos, a la buena mesa, y a la exhibición de sí mismo, Autalán tenía dos pasiones que por momentos parecen contrapuestas: la comida y el deporte. Por eso subía alternativamente a su muro fotos de los manjares que preparan y la evolución de su físico.

PUEDES VER Policía se enfrenta a tiros y mata a delincuente que intentó asaltar una estación de servicio

el tribunal integrado por los camaristas Graciela Viaña de Avendaño, María Eugenia Carabajal y Luis Domínguez, condenó a Autalán a prisión perpetua.

Su defensa, ejercida por Moisés Azar, había solicitado la absolución de su cliente "por el beneficio de la duda". Sin embargo, en una despoblada sala del tercer piso de Tribunales, el lunes a la noche, el carnicero y taxi boy escuchó de pie y sin muestras de arrepentimiento la sentencia en su contra.