Mataron a su madre y 26 años después, halla el cadáver enterrado en su casa

Nicol Leon
h

En Estados Unidos, un hombre que asesinó a su esposa es juzgado luego de que su hijo encontrara el cadáver en su casa después de 26 años.

Hace 26 años, un hombre asesinó a su esposa delante de su hijo de tres años en Estados Unidos. Después de dispararle, la enterró en un espacio de su casa y no denunció su desaparición.

Esta semana iniciará un juicio en su contra luego de que el caso se reabriera porque su hijo, Aaron Fraser, encontró el cadáver en su hogar.

PUEDES VER Tras el fracaso de su matrimonio arreglado, hombre mató a su exesposa embarazada

Según contó en el primer juicio acontecido en la década de los noventa, la mujer escapó de la casa luego de que ambos discutieran.

El investigado aseguró que fue a buscarla, pero no la encontró. Tampoco denunció su desaparición, aunque no sabía nada sobre su paradero.

La policía empezó a sospechar de él cuando un empleado de un hotel de la ciudad de Jacksonville, Estados Unidos, alertó que encontró el bolso de la mujer en un basurero.

PUEDES VER Sujeto confiesa crimen a martillazos de humilde agricultor en Cutervo [VIDEO]

Las investigaciones de las autoridades revelaron que la mujer planeaba escapar de casa con su hijo porque discutía muchas veces con su esposo.

Para ello, abrió una cuenta bancaria secreta en la que fue depositando sus ahorros, pero cuando su esposo lo descubrió le exigió que la cerrara.

La víctima continuó guardando dinero con el apoyo de sus amigos. De esta forma, ahorró más de 1200 dólares para su huida, según The Washington Post.

Iba a salir de su casa para siempre cuando su pareja, Michael Haim, estuviese en un viaje de negocios.

"Michael Haim fue la última persona conocida que tuvo contacto con ella [Bonnie]", se detalla en un documento de la investigación.

De acuerdo a las indagaciones policiales, el supuesto asesino admitió que él y su víctima discutían constantemente y que la esposa "planeaba irse y llevarse a su hijo".

Aaron Fraser, hijo de ambos, contó que, cuando tenía menos de cuatro años, confesó a los oficiales que su padre le "hizo daño" a su madre disparándole.

"Mi única conclusión fue que hubo una pelea doméstica, que Michael Haim mató a su esposa y la sacó y que su hijo de tres años y medio, Aaron Haim, fue testigo de ello", declaró el detective de la Oficina del Sheriff de Jacksonville.

Durante las primeras investigaciones, el cuerpo de la mujer nunca fue encontrado, por lo que no se podía determinar su muerte. Además de los testimonios del menor, no se halló una evidencia física que pudiera inculpar a Michael por el asesinato de su esposa.

Años después, Aaron acusó a su padre de homicidio involuntario. El juicio determinó que se quedara con la casa familiar y una gran cantidad de dinero.

Cuando tenía 24 años, en 2014, el hijo de la pareja encontró restos humanos tras levantar una losa de cemento por una fuga de agua.

Las pruebas de ADN mostraron que su madre había sido victima de homicidio "por medios no especificados". También se halló el casquillo de bala del mismo calibre del rifle del sujeto.

Aunque Michael se declaró inocente, su hijo está decidido a que su padre pague por este asesinato.