Chile cambia nombre a parque que honraba a sacerdote acusado de abuso sexual

La República
2019 M04 9 | 16:38 h

Renato Poblete, capellán por más de 20 años del Hogar de Cristo -la mayor fundación de ayuda a los pobres de Chile-, fue denunciado el pasado 17 de enero

El gobierno de Chile ha decidido cambiar el nombre del parque fluvial Renato Poblete, llamado así en honor del fallecido sacerdote jesuita, tras las acusaciones de abuso sexual que pesan en su contra.

Poblete, capellán por más de 20 años del Hogar de Cristo -la mayor fundación de ayuda a los pobres de Chile-, fue denunciado por la Compañía de Jesús el 17 de enero pasado por "abuso sexual, de poder y de conciencia".

PUEDES VER Sacerdote acusado de violación en la Catedral: demanda por US$526000 es “exagerada”

Antes de ello el sacerdote, fallecido en 2010, era un de las figuras más influyentes de la congregación jesuita de Chile, con amplias redes en el ámbito empresarial y político. 

A través de un comunicado, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo informó este martes que había decidido "retirar la estatua y la placa alusiva al padre Renato Poblete" del parque fluvial ubicado en las afueras de Santiago, que desde ahora se llamará "Parque de la Familia".

"La Congregación Jesuita ha sido informada y comparte esta decisión, que se fundamenta en el respeto hacia el actuar de las instituciones y el avance de las investigaciones correspondientes, pero también, en la solidaridad profunda con las víctimas", dice una declaración del Ministerio.

El sacerdote, que de forma póstuma es objeto de una investigación canónica, cometió supuestamente los abusos entre los años 1985 y 1993.

La denuncia en su contra fue presentada por la profesora Marcela Aranda a la Comisión de escuchas instaurada en Chile por el Vaticano, tras la serie de denuncias formuladas en los últimos años en contra de sacerdotes.

Los jesuitas revelaron que tras la acusación de Aranda recibieron otras acusaciones en contra de Poblete.

La justicia chilena investiga 158 casos de abusos sexuales que involucran a 219 miembros de la Iglesia y que dejaron presuntamente 241 víctimas, de las cuales 123 eran menores de edad en el momento de los hechos.

Fuente: AFP.