Su exnovio la abofeteó y fracturó sus dedos: ahora joven heredera insta a otras víctimas a denunciar

Chloe Pidgley, de 26 años, heredera de un famoso desarrollador de propiedades en el Reino Unido, reveló el terrible maltrato al que la sometió su exnovio. 

Chloe Pidgley, de 26 años, heredera de un famoso desarrollador de propiedades en el Reino Unido, reveló el terrible maltrato al que la sometió su exnovio. 

Una millonaria heredera revivió el momento en que su exnovio la violentó salvajemente, e instó a otras víctimas de violencia doméstica a que busquen ayuda.

Se trata de Chloe Pidgley, de 26 años, quien quedó "gritando y llorando" después de que Antonio Henry, de 29, irrumpiera en su casa de Earl's Court, un barrio del centro de Londres (Reino Unido), donde la pateó y abofeteó hasta desangrarla. 

Cuando la joven trató de escapar, el abusador le arrojó una silla y cerró la puerta sin darse cuenta que había fracturado dos de sus dedos. Luego la amenazó con rociarle ácido.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de @chloepidgley el

Chloe ahora quiere ayudar a otras víctimas de violencia contra la mujer. “Si me pasó a mí, le puede pasar a cualquiera”, le dijo al diario The Sun. "Quiero animar a otras mujeres que están en relaciones tóxicas a que busquen ayuda antes de que las cosas se intensifiquen".

Ella, quien es nieta del famoso desarrollador de propiedades Berkeley Homes, cuyo patrimonio supera los 310 millones de dólares, conoció a Antonio en enero de 2018.

Al principio las cosas marcharon bien, pero con el tiempo él empezó a tener ataques agresivos. Ante esta situación, ella decidió acabar con el romance, pero él se negó. Apareció en su apartamento, le envió amenazantes y no paró hasta dejarla tendida en una cama de hospital con múltiples lesiones.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Merry Christmas 🎄

Una publicación compartida de @ chloepidgley el

“Empezó a golpear mi cara. Pensé: 'Esto es, voy a morir'. Me acurruqué en la posición fetal. Luego se levantó de la cama y me dio una patada en la cabeza. Me lanzó una silla grande. Mi sangre estaba en las paredes. Le supliqué que se detuviera”, dijo, muy conmovida.

La jueza Hannah Duncan encarceló a Henry por 21 meses después de que admitió el maltrato en el Tribunal de la Corona de Isleworth.

La joven rompió en llanto cuando el juez dictó la sentencia. Henry tiene una larga historia de condenas que se remonta a 2003 e incluye delitos de agresión, hostigamiento, comportamientos amenazadores y comercialización de drogas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de @chloepidgley el

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO