¿Por qué solo uno de cada cinco conductores aprueban examen para manejar taxis en Londres?

Nicol Leon
h

Video de Youtube muestra por qué pocos conductores de Londres aprueban el examen para conseguir la licencia que les permite manejar un taxi.

Para manejar un taxi en LondresReino Unido, los conductores deben aprobar un difícil examen que les demanda estudiar entre 2 y 4 años.

A diferencia de otros países donde los choferes solo necesitan un smartphone con GPS e internet, en esta ciudad, los aspirantes a taxistas deben responder correctamente una prueba que solo pasa uno de cada diez personas.

PUEDES VER Aeropuerto Jorge Chávez: no habrán más taxis en la Vía Libre del terminal aéreo

La evaluación es más rigurosa si es que el postulante quiere manejar un 'Black Cab', carruaje clásico de Londres que se utiliza para hacer taxi de manera formal.

Peter Allen, hombre que lleva más de nueve años trabajando como taxista en esta ciudad, explica en el video de Youtube "Great Big Story", por qué es tan difícil conseguir la licencia para manejar taxis en su ciudad.

"El examen es la prueba que tienes que pasar para convertirte en taxista en Londres, también es el examen más duro del mundo. Lo primero que tiene que hacer es aprender lo que se llama 'El libro azul'. Es algo parecido a nuestra biblia", dijo en el video de 3 minutos de duración.

Según Allen, para aprobar la evaluación, el conductor debe aprender 320 rutas de circulación por Londres, en Reino Unido, y 25 mil calles y carreteras en un radio de 10 kilómetros desde el Trafalgar Square.

Esto quiere decir que el taxista debe memorizar los lugares más concurridos por la gente.

También, tiene que conocer la ubicación de los edificios departamentales, urbanizaciones, estaciones de policía, hospitales, mezquitas, sinagogas, iglesias, peluquerías, tiendas, centros nocturnos, restaurantes, entre otros lugares.

El consejo que brinda el experimentado chofer a las personas que rendirán el examen para manejar taxis en Londres es que dividan "el proceso de aprendizaje en diferentes etapas".

Para ello, recomienda acudir al centro de exámenes en Reino Unido, dosificar la prueba e iniciar con la más importante: el examen oral.

Esta evaluación le servirá al inspector para comprobar si es que el postulante conoce las vías de la capital inglesa y los puntos donde más tráfico hay.

La aprobarán siempre y cuando resuelvan de forma correcta los problemas basados en el funcionamiento óptimo de desplazamiento entre un punto A y un punto B.