Los perros no cambian a humanos por androides: señales de robots les resultan incomprensibles

Estefany Lujan
h

En el futuro los robots podrán desplazar a la humanidad de sus empleos, pero jamás podrán competir por la fidelidad de los perritos porque a ellos les resultarán incomprensibles sus señales. Así lo asegura la Ciencia.

Los canes son incapaces de comprender las señales que emiten los robots humanoides. A dicha conclusión llegó un estudio científico de la Universidad de Yale, conducido por tres investigadores y que contó con la invaluable participación de veinte perros y un robot antropomorfo.

"Una extensa bibliografía sobre interacciones entre robots y humanos ha demostrado que la gente tiende a ver a los robots como agentes. Se desconoce si esta tendencia es única en los humanos o compartida con otros animales", señalan el estudio, firmado por Meiying Quin, Brian Scassellati y Laurie Santos.

PUEDES VER: El cerebro sí produce miles de neuronas nuevas incluso después de los 80 años

Los perritos participantes del estudio no fueron capaces de comprender las órdenes que sus amos androides les daban. Por ejemplo, si un humano señala un objeto el animal dirige la vista a este, pero cuando Nao, un robot antropomorfo hizo lo mismo los canes solo mostraron indiferencia.

¿En qué consistió el experimento?

Los investigadores colocaron ante cada perro dos cajas, una de ellas estaba vacía y la otra tenía una recompensa. Los canes eran conscientes de que uno de los recipientes llevaba un premio, pero desconocían cuál. Un gesto del robot debía ayudarles a determinarlo, pero no lo lograron.

Cuando la señal era realizada por un humano, los perros eran capaces de localizar la recompensa en una media de 6,75 de cada 8 intentos. Cuando el interlocutor era un robot, solo tenían éxito en 3,8 intentos.

PUEDES VER: Millonarios de Silicon Valley retan a la muerte e invierten en proyectos de inmortalidad

Eso sí, los investigadores de la Universidad de Yale no descartan que el diseño del experimento haya afectado a la percepción de los animales. Por ello, ya trabajan en una nueva metodología en la que antes del test se dedique un mayor tiempo a la fase del reconocimiento de entre el can y el robot, además incorporarán los gestos con voces humanas.

Solo entonces se obtendrá la respuesta definitiva.

Fuente: El País