El final de los ‘Destripadores de Chicago’, un culto satánico que cazó y asesinó mujeres

Estefany Lujan
h

Uno de los exmiembros de los Destripadores de Chicago fue recientemente liberado. Ellos aterrorizaron EE. UU., pues arrancaban el seno izquierdo de sus víctimas y luego, en medio de ritual, se comían los despojos humanos.

 

Thomas Kokoraleis fue puesto en libertad la semana pasada. Él fue enviado a una prisión de Estados Unidos por ser miembro del culto satánico Riper Crew o Destripadores de Chicago, quienes torturaron por largas horas al menos a 18 mujeres, luego las violaron. Su culto de sangre no terminó hasta el asesinato de todas ellas.

Entre 1981 y 1982 las mujeres de Chicago vivieron en medio del horror de ser la siguiente víctima de los hermanos Andrew y Thomas Kokoraleis. Junto a ellos asesinaban Edward Spreitzer y el cabecilla del grupo, Robin Gecht. Todos ellos sometían a las mujeres a violencia extrema.

PUEDES VER: Apuñaló a un hombre en un cine “por patear la butaca” mientras veía la película

Pues bien, Thomas de 57 años fue liberado el último viernes y se mudó a un centro cristiano en Aurora, Estados Unidos. Obtuvo su libertad porque aceptó su culpabilidad y así logró una reducción de su condena.

Su hermano no contó con el mismo destino, porque a los 35 años fue ejecutado en Illinois. Murió por inyección letal el 17 de marzo de 1999, 12 años antes de que se aboliera la pena de muerte en el estado.

"Este tipo nunca debe salir de la cárcel", comentó John Smith, un jefe de la cárcel del condado de DuPage ahora jubilado, quien encerró a Thomas Kokoraleis décadas atrás en su primera celda. "Me horroricé cuando vi que iba a salir, ¿mi opinión? Todos debieron haber recibido la pena de muerte", declaró al Chicago Tribune.

Thomas Kokoraleis

Thomas Kokoraleis fue puesto en libertad recientemente. Gran conmoción ha causado su presencia en el estado de Aurora. Foto: Composición

Mientras que Edward Spreitzer, de 56 años, fue declarado inelegible para la libertad condicional. Incluso fue sentenciado a muerte en 1986, pero se salvó porque en el 2003 fue eliminado el pabellón de la muerte en el condado de DuPage.

En cambio, Robin Gecht, el líder de la banda nunca confesó ningún delito, pero sí fue condenado a 120 años de prisión en el condado de Cook gracias al relato de una sobreviviente. La adolescente proporcionó información crucial para lograr la detención del macabro grupo. A pesar de ello, tiene una fecha de libertad condicional proyectada para el 2042.

PUEDES VER: Padres asesinan a su hija quemándola en parrilla y lanzando su cuerpo a un arroyo

Los horrores que cometieron los ‘Destripadores de Chicago’

Como parte de sus ‘rituales’ sexuales caníbales cortaban los pechos de sus víctimas cuando ellas aún se mantenían con vida, según detalla el Chicago Tribune.

Inicialmente, se creyó que solo atacaban prostitutas, pero el culto satánico liderado por Getch, atacaba a cualquier mujer a la que veía vulnerable y a cualquier hora del día. Casi dos decenas de ellas se convirtieron en víctimas de su siniestro proceder.

El último acto, antes de matar a su víctima, era cortarle el seno izquierdo con un alambre. Ellos se deshacían de los cuerpos, pero guardaban los senos amputados para un ritual posterior: una comunión caníbal en la que consumían los despojos humanos.

El ritual se realizaba en la casa de Getch, que vivía con su esposa y sus tres hijos. El asesino construyó una especie de templo satánico en su ático. Según informes policiales, la habitación era iluminada solo con velas y poseían un altar cubierto con un paño rojo, mientras que las paredes estaban pintadas con seis cruces rojas y negras.

PUEDES VER: Adolescente de 16 años asesinó a sus padres como requisito ser narcotraficante

Víctimas de los Destripadores de Chicago

Imagen de época que muestra el hallazgo de un cuerpo mutilado por obra de los Destripadores de Chicago. Foto: Difusión

El final del grupo de los ‘Destripadores de Chicago’

Sin embargo, el 6 de diciembre de 1982 ocurrió un hecho que los llevaría a prisión. Atacaron a  la adolescente Beverly Washington y arrojaron su cuerpo a la vía de un tren a las afueras de Chicago. Y aunque al ser encontrada su rostro se hallaba tumefacto, su cuerpo lucía heridas y moretones, y su seno izquierdo había sido amputado... ella sobrevivió.

Posiblemente fue la única víctima de los Destripadores de Chicago que escapó de la muerte. Pese a su pérdida masiva de sangre proporcionó la información que condujo a la captura de los cuatro mutiladores. Fue entonces cuando el horror llegó a su fin.

Víctimas de los Destripadores de Chicago

Algunas víctimas de los Destripadores de Chicago. Todas fueron mujeres. Foto: Difusión