Un asesino apuñaló a un hombre solo porque lo vio caminar "demasiado feliz"

Jose Astete
h

Un hombre fue detenido tras haber confesado que cometió un asesinato solo porque su víctima lucía demasiado feliz.

Said Machaouat, un hombre de 27 años, fue detenido por la Policía italiania tras haber cometido un presunto asesinato el pasado 23 de febrero. La víctima del crimen fue Stefano Leo, un ciudadano de 33 años que caminaba por la ribera del río Po, en Turín, Italia, cuando fue apuñalado en el cuello por el homicida solo porque lo vio “demasiado feliz”.

El caso no había sido resuelto hasta que el pasado domingo 31 de marzo, cuando Machaouat, un ciudadano italiano de origen marroquí, se entregó a los carabineros turineses y confesó que el había sido el autor del homicidio. Después de detenerlo, las autoridades interrogaron al hombre quien contó que había elegido a Leo solo porque cuando pasó cerca a él, percibió un “aire de felicidad”.

PUEDES VER: Padres asesinan a su hija quemándola en parrilla y lanzando su cuerpo a un arroyo

"Elegí a ese joven entre las muchas personas que pasaban porque parecía demasiado feliz, y no soportaba su felicidad", reveló el presunto asesino durante el interrogatorio que le hicieron oficiales italianos.

Paolo Borgna, el fiscal jefe de Turín, organizó una rueda de prensa para hablar sobre el caso y las declaraciones del detenido. Además señaló que debe verificarse el testimonio. "Yo quería asesinar a un chico como yo, quitarle todas las promesas que tenía, los hijos, arrebatárselo a sus amigos y a sus parientes" dijo Said Machaouat, según la transcripción del interrogatorio que leyó uno de los oficiales.

PUEDES VER: Estudiante de teatro apuñala a dos compañeros en un ensayo [FOTOS]

El comandante de la Policía, Francesco Rizzo, dijo que la investigación aún no ha acabado pero, hasta la fecha, ya pudieron confirmar que el presunto homicida sí estuvo en el lugar del asesinato. Añadió que el ciudadano italiano de origen marroquí se encontraba en una mal momento, ya que no tenía trabajo, dinero, ni hogar.

Pese a que no conocía a Stefano Leo, Machaouat confesó que quería hacerlo sufrir tanto como él lo hacía. "Lo vi, me miró y pensé que debería sufrir como lo estoy haciendo yo. Quería matar su felicidad", reveló.