Maestra de jardín envenena a todo un salón de clase para vengarse de su colega

Jose Senepo
h

La maestra de un jardín de niños en Henan, China, quiso vengarse de su colega y terminó intoxicando a todo su salón de clase. 

Los 22 menores de un jardín de niños en China fueron internados de emergencia tras sufrir un severo cuadro de intoxicación luego de que una de las maestras de la institución en la que estudian los envenenara como venganza contra una de sus colegas con la que había discutido anteriormente.

Según la investigación preliminar de la policía de China, la docente habría vertido gotas de nitrito, un aditivo químico usado normalmente para conservar carnes procesadas, en la papilla de los niños y esto habría causado el desmayo de los infantes. 

PUEDES VER Maestras rusas se desnudan en protesta por colega despedida al "vestirse como prostituta"

Los niños del jardín Meng Meng, en la localidad de Jiaozuo, provincia de Henan, fueron trasladados hasta el hospital central con síntomas de vómitos, náuseas y desvanecimientos.

Uno de los padres que fue a recoger a su niño del jardín Meng Meng le dijo a los reporteros de Beijing News que recibió una llamada del director del centro educativo quien le contó lo que había pasado con su niña de 4 años. 

"Cuando llegue al jardín, mi hija ya se había desmayado. Además de mi niña hubieron otros tres o cuatro menores que parecían estar muy pálidos y enfermos", dijo el señor de apellido Li a la prensa de China.

Niños de China

Algunos de los niños fueron vistos inconscientes en la cama del hospital y recibiendo goteo intravenoso. Toutiao News

La maestra del jardín Meng Meng, en Jiaozuo, fue detenida por la policía de China y acusada de envenenamiento con nitrito contra 22 alumnos de entre 3 y 5 años. 

A través de un video difundido por uno de los padres del jardín de niños se puede ver a los menores siendo atendidos en el hospital de Henan, en China.

Muchos de ellos recibieron tratamiento intravenoso para que puedan recuperarse. Casi la totalidad de los menores fueron dados de alta. Sin embargo, solo uno tuvo que ser trasladado hasta otro hospital en China para que pueda ser tratado. 

"Mi hijo dijo que la papilla tenía un sabor amargo y salado cuando se suponía que tenía un sabor dulce", dijo uno de los padres a la prensa.