“Trump no es un supremacista blanco”, dice la Casa Blanca

Redaccionlr
17 Mar 2019 | 21:00 h

Critican su ‘silencio’ sobre matanza de Christchurch. Demócratas le exigen una posición más decidida contra el terror racista. Trump desestimó ante la prensa que el llamado nacionalismo blanco sea un peligro cada vez mayor en el mundo.

France Press y EFE.

Donald Trump fue pasto este domingo de las críticas de los demócratas que cuestionaron el "silencio" del presidente sobre el auge del supremacismo blanco en reacción a la masacre en las mezquitas de Nueva Zelanda. Ante la controversia por la tibia respuesta de Trump al ataque, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, quiso negar cualquier tipo de afinidad entre la retórica anti-inmigración del presidente y la visión extremista del presunto atacante de Christchurch. "El presidente no es un supremacista blanco", dijo el domingo en una entrevista con Fox News.

Rahida Tlabi, una demócrata de Detroit que se convirtió en una de las dos primeras mujeres musulmanas en llegar al Congreso, consideró que el hecho de que el presidente no se manifestara abiertamente en contra del supremacismo blanco hace que el país sea menos seguro.

PUEDES VER EE. UU. estudia otorgar beneficios migratorios a venezolanos que residan en el país 

"Trump es actualmente el hombre más poderoso del mundo", dijo en el programa "State of the Union", de CNN. "Él, desde el Despacho Oval, desde esa posición de poder, está en condiciones de enviar una señal muy fuerte y clara". "Hemos hecho esto en el pasado contra el terrorismo extranjero. Necesitamos hacerlo con el terrorismo local, contra el supremacismo blanco, que crece cada día que nos mantenemos en silencio".

Tras el ataque del viernes contra dos mezquitas en Christchurch, que dejó 50 muertos, Trump expresó su pesar y solidaridad con el pueblo neozelandés. Poco después, al hablar en el Despacho Oval desestimó que el nacionalismo blanco representara un peligro cada vez mayor en todo el mundo. "En realidad no. Creo que se trata de un pequeño grupo de personas que tiene problemas muy, muy graves", dijo el mandatario.

Trump, "un símbolo"

El presunto atacante de Christchurch publicó un manifiesto lleno de teorías conspirativas racistas. A la vez se refirió a Trump como un "símbolo de identidad blanca y objetivo común".

Los ataques de Christchurch repercutieron en el ámbito político. El debate sobre la intolerancia se trasladó rápidamente a Trump tras la tragedia de Nueva Zelanda. "Una y otra vez, este presidente acogió y alentó a los supremacistas blancos y en lugar de condenar a los terroristas racistas, los cubre. Eso no es normal ni aceptable", tuiteó la senadora Kirsten Gillibrand.

PUEDES VER Bolsonaro arriba a Estados Unidos para reforzar alianza con Trump

Mick Mulvaney se burló de la idea de que la retórica y las políticas antiinmigrantes de Trump tengan vinculación con el ataque de Nueva Zelanda. "Tomemos lo que ocurrió en Nueva Zelanda como lo que es, un acto terrible, malvado y trágico, y pensemos por qué estas cosas ocurren tan seguido en el mundo. ¿Es por Donald Trump? Absolutamente no".

Trump minimizó en otros momentos los peligros del nacionalismo blanco. El más recordado fue cuando responsabilizó a "ambas partes" por un incidente en Charlottesville, Virginia, en 2017. Esa vez, un simpatizante neonazi atropelló a un grupo que se manifestaba contra la marcha extremista y mató a una joven y dejó 19 heridos. El exvicepresidente Joe Biden recordó esa respuesta de Trump. "Con estas palabras, el presidente de EEUU le otorgó una equivalencia moral a los que diseminan el odio con los que tienen el coraje de enfrentarlo... En ese momento supe que la amenaza que enfrentaba esta nación era diferente a cualquiera que haya visto en mi vida". agregó.

Familiares esperan les den los restos

- Ayer, en Christchurch los familiares esperaban con angustia la entrega de cuerpos de sus seres queridos. Los musulmanes apremiaban para dar sepultura a los fallecidos según su religión, que establece un plazo de 24 horas para enterrarlos.

- La comunidad musulmana en Christchurch volverá "a rezar de la misma manera que antes del día de la masacre", dijo el líder, Anwar Sahib.

- En tanto, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, llegó a EEUU en busca de una "alianza por la libertad" con Trump. "Es el comienzo de una alianza por la libertad y la prosperidad", escribió en Twitter.

Video Recomendado