“Negaban oxígeno y dejaban morir a opositores”: funcionarios chavistas amenazaron a pacientes

La República
17 Mar. 2019 | 12:50h

Médicos de Cuba enviados a Venezuela revelaron que funcionarios chavistas exigían a los pacientes votar por Nicolás Maduro para poder atenderlos. 

Yansnier Arias fue enviado a Venezuela por el gobierno de su país, Cuba, para reforzar los vínculos entre ambos aliados y mitigar el colapso del sistema de salud ante la crisis en Venezuela. Con la reelección del presidente Nicolás Maduro en juego, no estaba permitido que todos recibieran tratamiento.

De acuerdo a su testimonio, que brindó al New York Time, él atendió a un paciente de 65 años con insuficiencia cardíaca: llegó a la clínica y requería con urgencia de oxígeno. Entonces Arias recordó que los tanques estaban listos, en otra habitación.

PUEDES VER Uganda investiga la entrada de 7.4 toneladas de oro venezolano a su territorio

Pero sus superiores cubanos y venezolanos le dijeron que debía usarse como arma política: no para las emergencias médicas del día, sino para repartirse cuando la elección estuviera más cerca, como parte de una estrategia del régimen de Nicolás Maduro para obligar a los pacientes a votar por el gobierno.

El 20 de mayo de 2018, día de los comicios, el mensaje fue claro: Nicolás Maduro necesitaba ganar a toda costa. “Sí había oxígeno, pero no me permitían usarlo”, aseguró Arias, quien abandonó el programa médico del gobierno cubano a finales del año pasado y ahora vive en Chile. "Había que dejarlo para las elecciones".

Médico

Yansnier Arias fue uno de los miles de médicos cubanos enviados a Venezuela en medio del colapso del sistema de salud de ese país.

Nicolás Maduro y sus partidarios usaron a su favor el colapso económico del país para mantenerse al mando de Venezuela: tentaron a votantes hambrientos con comida, prometieron subsidios adicionales y exigieron que la gente que acudiera a las urnas presentara los carnets de identificación partidista para el reparto de raciones de su gobierno.

Pero quienes han participado en dichos ardides cuentan que Nicolás Maduro y sus simpatizantes también han estado usando otra herramienta: el cuerpo médico internacional de Cuba.

Dieciséis integrantes de las misiones médicas cubanas a Venezuela —un elemento clave de las relaciones entre esos dos países— describieron un sistema de manipulación política deliberada en el que sus servicios se usaron para afianzar los votos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), a menudo a través de la coerción.

Se usaban muchas tácticas, aseguraron los galenos: desde simples recordatorios para votar por Nicolás Maduro hasta denegar tratamiento a los simpatizantes de la oposición que tienen enfermedades mortales.

PUEDES VER Periodista alemán que fotografió a Maduro desde “muy cerca” fue liberado en Venezuela

Los médicos cubanos comentaron que se les ordenó ir puerta por puerta en barrios pobres para ofrecer medicinas y advertir a los residentes que se les cortaría el acceso a los servicios médicos si no votaban por Nicolás Maduro o cualquiera de sus candidatos.

Ellos contaron a sus superiores que les instruyeron a hacer las mismas amenazas en consultas, a puerta cerrada, con pacientes que buscaban tratamiento para enfermedades crónicas y hasta mortales.

Una exsupervisora de Cuba indicó que ella y otros trabajadores médicos extranjeros recibieron carnets de votación falsos para participar en una elección. Otra doctora aseguró que les ordenaron dar instrucciones precisas sobre el voto a pacientes de edad avanzada cuyas enfermedades los hacían susceptibles a la manipulación.

"Son cosas que no debimos haber hecho nunca en la vida", dijo. Como otros de los entrevistados para el informe del New York Times, habló con la condición de mantener el anonimato por temor a que ella y sus familiares enfrenten represalias por parte de las autoridades cubanas o venezolanas.

Expertos en derechos humanos recalcan que ha habido un pacto especial entre Cuba y Venezuela durante las últimas dos décadas.

"El gobierno cubano quiere asegurarse de que el régimen venezolano sobreviva y está dispuesto a hacer todo a su alcance para apoyar a Maduro", dijo José Miguel Vivanco, director del programa para las Américas de Human Rights Watch. "Es atroz".

Así se gestaron las elecciones en Venezuela, según médicos cubanos

Cada fin de semana, el doctor Carlos Ramírez y otros trabajadores médicos salían a repartir medicamentos y reclutar votantes para el PSUV. Las visitas eran tan rutinarias que tenían un nombre: "Casa a casa".

"Llegabas con vitaminas, sobre todo, y algunas pastillas para la presión arterial" y similares, dijo Ramírez, quien desertó y se fue a Ecuador después de seis años de trabajo. "Y ya que uno empezaba a congeniar, le preguntaba: '¿Sabe dónde está su colegio electoral? ¿Va a ir a votar?'".

El 14 de abril de 2013 los funcionarios electorales declararon ganador a Nicolás Maduro con 50,6% del voto, uno de los márgenes más apretados en años. A mediados de 2017, Maduro intentó consolidar su poder: organizó un referendo para que una segunda legislatura remplazara la Asamblea Nacional controlada por la oposición.

Como consideró que la votación era ilegal, la oposición se rehusó a participar, así que solo se presentaron candidatos completamente leales al presidente. La nueva legislatura rápidamente marginó a la Asamblea Nacional y se embarcó en un agresivo plan para silenciar a los críticos de Maduro.

Médico

Carlos Ramírez, cirujano dentista

El gobierno introdujo un polémico sistema de identificación llamado Carnet de la Patria, que el Partido Socialista usó tanto para las votaciones como para recibir subsidios alimenticios. Maduro instó a los ciudadanos a tramitar el carnet para recibir provisiones y los oficiales del partido instalaron kioscos fuera de los lugares de sufragio para revisar los carnets después de que los ciudadanos emitían su voto.

Arias dijo que en las visitas a domicilio los médicos empezaron a registrar a las personas para el carnet. Pero estas identificaciones aterrorizaban a los venezolanos, quienes temían que el gobierno pudiera saber cómo habían votado y restringiera el acceso a los alimentos en represalia.

El carnet de la patria fue creado por el régimen chavista con la promesa de diversos beneficios como alimentos y medicinas subsidiadas

Antes de las elecciones para gobernador de ese año, Arias recordó a una paciente epiléptica en el hospital que necesitaba tratamiento pero había rechazado el Carnet de la Patria.

"¡No quiero tener nada que ver con esta patria! ¡No quiero nada que ver con Maduro!", recuerda que gritaba. La dejaron ir sin darle medicamento, dijo, "porque era de la oposición".

Llegaron los resultados y el partido de Maduro obtuvo una victoria desigual al llevarse diecisiete de las veintitrés gubernaturas a pesar de que las encuestas habían anticipado derrotas.

"Hoy la patria se ha fortalecido", dijo Maduro aquella noche.

Amenazas miserables en hospitales de Venezuela

El 20 de mayo, Nicolás Maduro fue declarado vencedor y aseguró así un segundo periodo presidencial. Para Arias fue demasiado.

Llegó hasta Chile, se refugió en una iglesia, solicitó asilo y se puso a limpiar pisos en un hospital porque no lograba emplearse como médico.

"Pero ya en última instancia que no pueda ser médico, por lo menos quiero ser persona", dijo.

No queda claro cuántos otros doctores han abandonado las misiones médicas de Cuba alrededor del mundo –los cálculos informales rondan los miles–, pero las consecuencias son desoladoras. Arias y los otros son considerados desertores por el gobierno cubano y no pueden volver a reunirse con sus familias.

Ramírez, el cirujano dental, es uno de los pocos médicos entrevistados que han vuelto a practicar su profesión, en un pequeño consultorio en Ecuador.

"Uno no se da cuenta de lo correcto hasta que abre los ojos", dijo.

Nicolás Maduro se niega a responder

Tal como especifica el informe, el gobierno de Venezuela, liderado por Nicolás Maduro, se negó a responder ante estas evidencias.