Facebook y YouTube declararon tras atentado en Nueva Zelanda

Bruno Cueva
h

Las empresas tecnológicas se pronunciaron acerca de las masacres registradas en dos mezquitas de Nueva Zelanda. ¿Cuáles serán las siguientes acciones para regular sus contenidos?

Youtube y Facebook, las empresas más populares de redes sociales, expresaron sus sentidas condolencias tras ponerse el tanto del contenido inapropiado publicado por el autor del tiroteo en Nueva Zelanda, Brenton Tarrant

Por un lado, los portavoces de la compañía de Mark Zuckerberg señalaron que la Policía los había alertado sobre una transmisión en vivo en la red social más utilizada en el mundo. "Eliminamos rápidamente el video y las cuentas de Facebook e Instagram del atacante [...] También estamos eliminando cualquier elogio o apoyo hacia el crimen", subrayaron.

PUEDES VER: Facebook: ¿Por qué no canceló el streaming de la masacre en Nueva Zelanda?

Youtube, en el mismo portal de internet y con su cuenta oficial, publicó: "Nuestros corazones están destrozados por la terrible tragedia de hoy en Nueva Zelanda. Por favor, sepan que estamos trabajando y vigilando de cerca para eliminar cualquier video violento".

El combate frontal contra la derecha extremista en redes ha sido confusa y difícil. En el 2017, Twitter eliminó las cuentas oficiales de Alt-Right, organización heterogénea de ideología derechista. Facebook, el año pasado, suspendió la cuenta de Richard Spencer, nacionalista "blanco" de Estados Unidos. Sin embargo, la empresa de Zuckerberg advirtió que era complicado "distinguir entre un discurso de odio y uno legítimo".

Youtube, hace poco, se vio envuelto en un halo de dudas, como consecuencia de no dar de baja a un video neonazi. Yvette Cooper, miembro del Parlamento Británico, lamentó la falta de pericia y recordó que "prometieron borrarlo, pero luego siguió en línea".

PUEDES VER: ¡Ven aquí!: el héroe que se enfrentó a autor del tiroteo en Nueva Zelanda

¿Qué opciones deben tomar las redes ahora? ¿Se puede mejorar la inspección?

"No es solo una cuestión de transmitir una masacre en vivo. Las plataformas de redes sociales se apresuraron a eliminar eso y no hay mucho que puedan hacer sobre quienes lo comparten debido a la naturaleza de la plataforma, pero lo más importante es lo que sucede antes que eso", dijo Ciaran Gillespie, científico político de la Universidad de Surrey en Reino Unido, según BBC Mundo.

"YouTube ha lidiado bien con la amenaza planteada por la radicalización islámica porque considera que no es legítimo, pero no existe la misma presión para eliminar el contenido de extrema derecha, a pesar de que plantea una amenaza similar", afirmó.

Por otro lado, Bharath Ganesh, un investigador del Instituto de Internet de Oxford, Reino Unido, a raíz del arrebato de Brenton Tarrant, precisó: "Eliminar el video es obviamente lo que hay que hacer, pero los sitios de redes sociales han permitido a las organizaciones de extrema derecha contar con un lugar para debatir y no ha habido un enfoque coherente o integrado para gestionarla".

La estocada final de Ganesh se sintió al expresar que las redes deben tomarse más en serio "las amenazas que plantean las ideologías". "Algunos discutirán la amenaza planteada por el Islam y reconocerán que es polémico, pero dirán que es legítimo discutir", dijo, a la espera de una mejor gestión en los medios digitales.