¿La supremacía blanca?: la seña del autor de la masacre en Nueva Zelanda [FOTO]

Marianhe Araque
h

Brenton Tarrant estuvo esposado y callado mientras escuchaba la lectura de los cargos en su contra en un tribunal Nueva Zelanda, donde compareció este sábado.

Tras el tiroteo en dos mezquitas de Nueva Zelanda, que dejó un saldo de 49 muertos, el autor de la masacre, Brenton Tarrant, de 28 años, se presentó ante un tribunal en la ciudad de Christchurch, donde fue inculpado de asesinato. Al entrar hizo un gesto del 'poder blanco'. 

Tarrant estuvo esposado y callado mientras escuchaba la lectura de los cargos en su contra en Nueva Zelanda

PUEDES VER ¿Quién era la niña que fue citada tras tiroteo en Nueva Zelanda?

Durante una breve audiencia en Nueva Zelanda, el hombre, que era expreparador físico y militante, giraba de vez en cuando hacia los medios comunicación presentes en la corte.

Tarrant no solicitó fianza y permanecerá en prisión hasta su próxima comparecencia, prevista para el 5 de abril.

Por su parte, Trump condenó en Washington la "horrible masacre" en la que "gente inocente ha muerto de forma insensata" y negó que el atentado muestra que el nacionalismo blanco sea un peligro apra el mundo. 

"En realidad no. Creo que se trata de un pequeño grupo de personas", dijo el mandatario a los periodistas en la Oficina Oval.

tiroteo

En tanto, 42 personas -incluido un niño de apenas 4 años- aún eran atendidas en varios hospitales a raíz de las heridas sufridas durante los ataques perpetrados por Tarrant.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, dijo este sábado que entre las víctimas había ciudadanos de Turquía, Bangladés, Indonesia y Malasia.

El atentando suscitó una cascada de condenas en todo el mundo, desde el papa Francisco hasta la reina Isabel II, pasando por el presidente estadounidense, Donald Trump, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan.

En Australia, el Primer Ministro Scott Morrison apuntó que el hombre acusado por la matanza era "un extremista de extrema derecha, un terrorista violento".

De su lado, la primera ministra de Noruega, Erna Solberg, formuló un llamado para luchar contra "todas las formas de extremismo", y recordó los atentados perpetrados en 2011 por el noruego Anders Behring Breivik, que dejaron 77 muertos.

En Londres, la reina Isabel II (quien es jefa de Estado de Nueva Zelanda) dijo sentirse "profundamente" entristecida por los ataques.

A su vez, la jefa del Estado alemán, Angela Merkel, apuntó que las 49 personas victimadas en Nueva Zelanda fueron "asesinados por el odio racista".