"Pudo haberlo evitado": Nahir Galarza revela oscuros detalles del asesinato a Fernando Pastorizzo

Jose Senepo
h

A sus 19 años se convirtió en la mujer más joven de Argentina en ser condenada a cadena perpetua. Hoy revela detalles de su asesinatoFernando Pastorizzo.

Uno de los asesinatos más polémicos de Argentina fue protagonizado por la joven Nahir Galarza en julio de 2018, cuando apenas tenía 19 años.  La estudiante de abogacía se convirtió en la mujer más joven de del país en ser condenada a cadena perpetua debido a su grado de cercanía con la víctima: era su enamorado.

Casi un año después de su reclusión en la cárcel de Paraná, en la provincia de Entre Ríos, Argentina, la joven concede la primera entrevista en vivo y en directo para la periodista Mariana Fabbiani, donde revela los oscuros detalles del asesinato de Fernando Pastorizzo, quien tenía una relación sentimental con ella.

PUEDES VER Nahir Galarza se enamora en la cárcel y es el hijo de un narcotraficante

Nahir Galarza tiene ahora 20 años. Sobre ella pesa una primera sentencia de cadena perpetua por el delito de asesinato contra su exenamorado Fernando Pastorizzo, pero que aún no ha sido ratificado por la máxima instancia de la justicia de Argentina.

Ella aprovechó la entrevista para contar a la periodista Mariana Fabbiani qué fue lo que pasó la noche del 3 de julio de 2018 cuando le quitó la vida a su joven pareja quien entonces tenía 20 años.

PUEDES VER Argentina: Nahir Galarza fue trasladada a prisión para cumplir sentencia por homicidio

"No tenía nada en la mente. [...] Si me preguntas cómo hice para llegar a mi casa, no me acuerdo", dijo la joven Nahir Galarza. Además, aclaró que el día del asesinato era "una bola de nervios". “Tomé conciencia tres meses después de que Fernando Pastorizzo había fallecido", agregó.

La entrevista de Nahir Galarza y Mariana Fabbiani estuvo cargada de silencios incómodos. Ella no sentía remordimientos por haber acabado con la vida de Fernando Pastorizzo. Sin embargo, dijo estar arrepentida porque se trata de una persona que merecía seguir viviendo.