Crisis en Venezuela: Maduro convoca a paramilitares y organizaciones para frenar a Guaidó

Bruno Cueva
h

Crisis en Venezuela. En contraste, Juan Guaidó desestima las amenazas del líder chavista y promete seguir desafiando al "Gobierno usurpador".

Luego del apagón en Venezuela, Nicolás Maduro ha evidenciado su preocupación por un posible "ataque cibernético" de los Estados Unidos e, inmediatamente, convocó a la "resistencia activa", entre ellos, paramilitares y organizaciones afines a la ideología bolivariana, con el fin mayor de hacerle frente a Guaidó y al "imperialismo".

El presidente de la Comisión de Política Exterior, Soberanía e Integración de la Asamblea Nacional de Venezuela, Francisco Sucre, puso en alerta a la comunidad internacional por las movilizaciones convocadas a cargo  del "régimen usurpador" y señaló que Maduro ahora quiere instar a sus partidarios a apoyarlo en su permanencia en el poder.

PUEDES VER: Venezuela HOY en vivo: Maduro pide apoyo a la ONU por "ataque cibernético"

Según el portal ABC, Sucre pidió "elevar más la presión sobre Maduro". "Pretende perpetuarse en el poder a toda costa, aun cuando ello signifique la violación sistemática de los Derechos Humanos de nuestro pueblo y a iniciar acciones de violencia que alteren la paz de Venezuela, de América y el mundo", precisó este miércoles.

Mientras tanto, una guerra aparte es la que enfrenta el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, por ser acusado como el principal responsable del sabotaje al Sistema Eléctrico Nacional. 

PUEDES VER: Ministro de Maduro asegura que Guaidó dejará de existir en ]"cuestión de horas"

El presidente encargado de Venezuela no se amilanó ante las diatribas de Nicolás Maduro y aseguró que el apoyo de los países hermanos "no vendrá solo". "Nuestra presencia en la calles nos ha traído hasta este punto", añadió.

Hay que tomar en cuenta, asimismo, las advertencias de la oposición y las ONG de Derechos Humanos. Ellos están convencidos que la muerte de 7 personas durante el ingreso de ayuda humanitaria por parte de Estados Unidos fue maquinada por grupos oficialistas, el pasado 23 de febrero.