“Dios les dio un miembro”: presidente de Filipinas dice a mujeres que se alejen de curas

Irene Ignacio
h

"Eres un hombre, pero elegiste ser sacerdote. Sigues mirando a todas las mujeres hermosas que no puedes cortejar. Dios mío", criticó el presidente de Filipinas a los miembros de la Iglesia católica.

El presidente de Filipinas nuevamente arremetió contra los miembros de la Iglesia católica. Esta vez, calificó a los sacerdotes de “estúpidos” debido a que la religión les pide un voto de castidad.

“Hay un sacerdote inteligente? Todos son estúpidos. Si no lo fueran, no ingresarían al sacerdocio”, aseguró Rodrigo Duterte, el mandatario de Filipinas, durante la distribución de certificados de propiedad para ciudadanos de Negros Occidental.

PUEDES VER Presidente de Filipinas llama "idiotas" a sacerdotes católicos

“Eres un hombre, pero elegiste ser sacerdote. Sigues mirando a todas las mujeres hermosas que no puedes cortejar. Dios mío”, ironizó Rodrigo Duterte.

El mandatario filipino exhortó a las mujeres a mantenerse “alejadas de los sacerdotes” debido a que “estarían en peligro”. “¿Saben por qué? ¡Porque es un hombre!”, exclamó el presidente de Filipinas en el acto público.

“Dios le dio un pene, ¿qué van a hacer con eso, golpearlo contra la puerta cada mañana?”, cuestionó el mandatario. De esa manera, expresó su escepticismo sobre el cumplimiento del voto de castidad por parte de los miembros de la Iglesia católica.

PUEDES VER Presidente de Filpinas tilda de “inútiles” a obispos católicos e invita a asesinarlos

El ataque del presidente de Filipinas se realiza después de que recibiera críticas por parte de la Iglesia católica sobre su política represiva antidrogas. En junio pasado, el mandatario llamó “idiotas” a los sacerdotes y los calificó de arcaicos. Además, invitó a los filipinos a rezar en sus casa para no “pagar” a los religiosos.

Alrededor del 80 % de los filipinos profesan la Iglesia católica. La influyente institución religiosa se viene manifestando regularmente contra la “pérdida de vidas humanas” que se desencadenó debido a la guerra contra la droga emprendida por Rodrigo Duterte, el presidente de Filipinas.