Arabia Saudita es el primer comprador de armamento en el mundo

Ruth Castro
h

El gasto anual de Arabia Saudí en defensa representa el 10% de su PIB, el mayor en el mundo, según un informe del SIPRI. 

El país de Arabia Saudita se ha convertido en el principal comprador de armamento en el mundo. Este país, caracterizado por ser el principal cliente de Estados Unidos, ha triplicado la compra de armamento militar durante los últimos cinco años logrando hasta el 12% de las adquisiciones globales. 

El también líder en la intervención militar en Yemén pertenece al Medio Oriente, la única región donde ha crecido la importación de armamento en el período del 2014 - 2018, con una subida exhorbitante del 87%, según los datos del último informe del Instituto de Investigación para la Paz Internacional de Estocolmo (SIPRI).

PUEDES VER Congreso de EE.UU. no apoyará intervención militar en Venezuela

Arabia Saudí pretende expandir su capacidad intervencionista, aumentar todavía más su influencia en la región y ser un actor geopolítico de primer orden”, explica por teléfono Pieter Wezeman, coautor del informe e investigador del SIPRI.

Con 32 millones de habitantes (el 0,4% de la población mundial), el Reino del Desierto recibió casi la octava parte de las importaciones mundiales de armamento en el último lustro, muy por encima del anterior pico registrado a mediados de los noventa.

PUEDES VER Esta vez Trump solicitará más de US$ 8 millones de dólares para construir el muro fronterizo

Estados Unidos no se queda atrás. Este país superó a Rusia como exportador de armas y capitalizó el 36% de las transferencias mundiales. EE.UU, que distribuye armamento a 98 países, fortaleció su posición dominante con un incremento de sus exportaciones del 29% respecto al quinquenio anterior. Arabia Saudí fue su principal cliente (22% del total), seguido de Australia (8%) y Emiratos (7%). 

En tanto, las ventas de armas rusas se redujeron en un 17%, una de las razones respondería al retraso en las entregas de armas a la India. 

Rusia tiene algunas dificultades con su distribución y también a la hora de encontrar nuevos mercados”, señala vía telefónica otro de los autores del informe, Siemon Wezeman.