EE. UU.: exjefe de campaña de Donald Trump fue condenado a 47 meses de prisión

Irene Ignacio
h

Paul Manafort ha sido condenado por la Justicia de Estados Unidos a casi cuatro meses de prisión. El exjefe de campaña de Donald Trump era un conocido lobista.

Estados Unidos conoció hoy la condena del exjefe de campaña de Donald Trump. Paul Manafort, el hombre que asesoraba al entonces candidato del Partido Republicano en su camino para llegar a ocupar el sillón presidencial, fue sentenciado por un tribunal de Virginia por los cargos de fraude bancario y fiscal.

Donald Trump ha expresado en anteriores ocasiones su respaldo a Paul Manafort, quien, a diferencia de Michael Cohen, no se volvió contra él. Además, no ha descartado concederle el indulto hasta ahora.

PUEDES VER Ilhan Omar Musulmana causa crisis en el Congreso

Paul Manafort, de 69 años, recibió una condena que no llega a los cuatro meses, a pesar de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos había recomendado una pena de entre 19 y 24 años. Sin embargo, a criterio del juez T. S. Ellis, eso era “excesivo” y no concordaba con condenas anteriores realizadas en casos similares a los del exjefe de campaña de Donald Trump.

"El señor Manafort cometió delitos graves", declaró el juez T. S. Ellis, a cargo del caso. La sentencia fue dictada en una corte de Alexandría, en Virginia, Estados Unidos.

La investigación contra el exasesor de Donald Trump fue realizada por el fiscal especial Robert Mueller, en el marco de pesquisa sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones presidenciales 2016 de Estados Unidos. Al llevarse a cabo, se evidenció malversaciones financieras anteriores a ese proceso electoral.

Paul Manafort había evadido al fisco más de US$55 millones de dólares, que estaban distribuidos en varias cuentas fuera de Estados Unidos. Además, el exjefe de campaña de Donald Trump había “engañado” a los bancos sobre la situación real de sus finanzas, a fin de obtener préstamos para los que no calificaba.

Robert Mueller, el fiscal especial para este caso, demostró también que Paul Manafort había ocultado que era consultor para el expresidente ucraniano Viktor Yanukovich, vinculado al régimen ruso. Las actividades del entonces hombre de confianza de Donald Trump constituían una infracción a la legislación de Estados Unidos.