Nicaragua: diálogo entre gobierno y oposición termina sin avances

Marianhe Araque
4 M03 2019 | 10:41h

En el diálogo de Nicaragua, las partes sólo han lograron ponerse de acuerdo hasta el momento "en cómo se tomaran las decisiones". 

El gobierno de Daniel Ortega y la oposición concluyeron este lunes la cuarta jornada de negociaciones, sin consenso en la definición de la modalidad de acompañamiento y con la salida de obispos católicos del diálogo que procura resolver una crisis de más de 10 meses en Nicaragua.

Este lunes "se continuó discutiendo la hoja de ruta de la negociación" y "la consideración entre ambas partes sobre la definición de los testigos y acompañantes" de las pláticas, anunciaron el gobierno y la oposición en una declaración conjunta.

PUEDES VER Nicaragua: puntos claves para entender la crisis que atraviesa el régimen de Daniel Ortega

En las conversaciones, que se desarrollan a paso lento desde el pasado miércoles, las partes sólo han lograron ponerse de acuerdo hasta el momento "en cómo se tomaran las decisiones, horario de reuniones, política de comunicación y divulgación, la naturaleza de los acuerdos a ser alcanzados y aspectos de logística".

Estas reglas, conocidas como "la hoja de ruta" de la negociación, son esenciales para que el gobierno y la oposición de Nicaragua puedan comenzar a discutir "la agenda" que los llevó a volver a la mesa de diálogo, según el comunicado.

El estancamiento se produjo a pesar de que el exvicecanciller José Pallais, delegado de la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) en la mesa de diálogo con el gobierno de Nicaragua, había dicho más temprano que esperaban concluir este lunes todos los mecanismos de la negociación.

La hoja de ruta incluye quién estará a cargo de la mediación y la posible presencia de organismos internacionales que certifiquen el cumplimiento de los acuerdos que se adopten.

Versiones de prensa atribuidas a fuentes próximas a la negociación indican que la negativa del presidente Daniel Ortega a aceptar la mediación de los obispos y la presencia de la OEA y la ONU como garantes, pedidos por la oposición, ha obstaculizado el proceso.

"Tenemos que asegurar que estos acuerdos se puedan cumplir, que no solo contengan la voluntad de las partes, sino que tengan los mecanismos que garanticen el cumplimiento", explicó Pallais.

La reunión entre la delegación del gobierno, que preside el canciller, Denis Moncada, y la Alianza, que encabeza el exdiplomático Carlos Tunnermann, tuvo lugar en la sede del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE), al sur de la capital.

Como testigo acudió únicamente el nuncio apostólico, Waldemar Stanislaw Sommertag.

Obispos se retiran

Durante las conversaciones, la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) anunció que se retira de las negociaciones al señalar que no fue invitada formalmente y considera que su presencia no es "ineludible" en el proceso.

"Comprendemos que no somos de ineludible necesidad para dichas negociaciones", dijeron los obispos católicos en un comunicado, tras reunirse en Managua.