“¡Mañana voy a amanecer muerta!”: liberaron a hombre que quemó casa de expareja

Irene Ignacio
19 Feb. 2019 | 08:49h

“¡Él me quemó la casa estando yo, mi hijo y mis papás adentro!”, fue el desgarrador reclamo de Maria Elena Toledo a la Justicia de Chile que liberó a expareja.

En Viña del Mar, Chile, una mujer le suplicó al juez que le impusiera prisión preventiva a su expareja, debido a que el hombre había intentado quemarla a ella, a su hijo y a sus padres. Tras la audiencia, la Justicia le impuso una cuarta prohibición de alejamiento.

Maria Elena Toledo había denunciado a su exconviviente ante la Justicia de Chile. Ella explicó a los operadores de la sala número 6 del Juzgado de Viña del Mar que el día previo al incendio el hombre identificado con las iniciales J. C. P. U. rompió las ventanas de su casa y la amenazó con quemar la casa. En menos de 24 horas, había cumplido su promesa.

PUEDES VER Tras agonizar durante 7 días, murió la mujer que fue quemada por su pareja

En la vivienda donde sucedieron los hechos vivían Maria Elena Toledo, sus papás y su menor hijo. Según el testimonio de la mujer, eran las cuatro de la mañana cuando su padre se dio cuenta de que le habían prendido fuego a la casa. “Esto fue un homicidio frustrado”, dijo entre lágrimas de impotencia, de acuerdo a Estrella Valpo.

La mujer de Chile explicó que su exconviviente ya tenía tres prohibiciones de alejamiento. A pesar de eso, el Juzgado de Viña del Mar prefirió darle una cuarta orden para que no se acerque a Maria Elena Toledo.

“¿A quién le dan tantas órdenes de prohibición? A él solamente, porque él es malo, maltratador”, dijo la madre de familia. “Yo vivo con miedo, asustada de que me mate, así que espero que se haga justicia, ¡que este infeliz quede en prisión preventiva!”, pidió antes de conocer la decisión del juzgado, según el medio citado.

Sin embargo, la expareja de Maria Elena Toledo está acusado de violencia intrafamiliar y, en ese contexto, el Ministerio Público estableció que se le de una cuarta orden de alejamiento y unos 60 días “de investigación” por parte de la Justicia de Chile.

“Juez, ¡mañana voy a amanecer muerta! ¿Por qué lo dejó libre? ¡Él me quemó la casa estando yo, mi hijo y mis papás adentro!”, exclamó la víctima, llena de miedo e impotencia. Intentó razonar con el funcionario que está a cargo del Juzgado de Viña del Mar en Chile, pero no pudo modificar el veredicto.