El mundo se enfrenta a una catástrofe ambiental por la extinción masiva de insectos

La desaparición de insectos provocaría un colapso en los ecosistemas naturales, según advierte una investigación de la Universidad de Sidney.   

La desaparición de insectos provocaría un colapso en los ecosistemas naturales, según advierte una investigación de la Universidad de Sidney.   

Las prácticas agrícolas ponen al límite la existencia de los insectos. Una investigación de la Universidad de Sidney publicada en la revista científica Biological Conservation revela que más de la mitad de las especies está disminuyendo rápidamente y una tercera parte está amenazada por la extinción. La catástrofe está desencadenada, principalmente, por la contaminación, la pérdida de sus hábitats y el cambio climático.

La investigación denuncia que la intensificación de la agricultura en las últimas seis décadas ha desencadenado el desastre, debido al uso de pesticidas sintéticos. La catástrofe se avecina si se toma en cuenta que los datos de la investigación auguran que en pocas décadas desaparecerán cerca del 40% de las especies de insectos.

Los autores de la investigación Francisco Sánchez-Bayo y Kris A.G. Wyckhuys  interpretan que nos encontramos al inicio de la "sexta extinción masiva", ya que los insectos comprenden alrededor de dos tercios de todas las especies terrestres.

La existencia de los insectos fecunda la Tierra

Los insectos son esenciales porque además de ser alimento para otros son polinizadores natos. Así, la investigación reúne por primera vez los resultados de 73 estudios parciales realizados en diferentes partes del mundo, sobre todo en países desarrollados de Europa y América del Norte.

Los investigadores señalan que la humanidad debe cambiar su forma de producir alimentos, y que si no revierte el problema, las repercusiones que esto tendrá para "los ecosistemas del planeta son, como mínimo, catastróficas, ya que los insectos se encuentran en la base estructural y funcional de muchos de ellos desde su aparición al final del período Devónico, hace casi 400 millones de años".

Se calcula que la masa total de insectos cae a un ritmo del 2,5% al año, lo que podría llevar a la extinción total en un siglo. Así, la tasa de extinción de los insectos es ocho veces superior a la del resto de especies y eso que nos encontramos en una fase de “aniquilación biológica” destaca EuroNews.

Los autores llaman a poner en marcha tecnologías eficaces para descontaminar el agua en los entornos agrícolas y urbanos.

Este cataclismo para los insectos no afecta a todas las especies por igual. Las más resistentes a los contaminantes aprovechan para ocupar el espacio de las más frágiles.

Los órdenes de especies terrestres más afectados son los leipdópteros (mariposas), himenópteros (abejas, avispas u hormigas) y los coleópteros (escarabajos).

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO