Detienen a hombre que descuartizó a una familia en Navidad: “Me debían dinero”

Irene Ignacio
2019 M02 10 | 07:35 h

“Al niño lo maté dos días después de haber matado a sus padres” confesó Gustavo Vargas tras ser arrestado. Él cometió los asesinatos en Brasil la Navidad pasada.

Policía de Bolivia capturó al asesino de una familia y logró su confesión. Gustavo Vargas, de 37 años, era buscado por las autoridades por el cruel homicidio de tres bolivianos; un menor de 8 años de edad y sus papás en la ciudad de San Pablo, Brasil.

Gustavo Vargas mató a la familia boliviana en Brasil según investigaciones de la Policía. El móvil del crimen habría sido, según propia confesión, una deuda pendiente. “Me debía dinero”, aseguró el homicida.

PUEDES VER Mata a su hija de 7 años golpeándola brutalmente tras sufrir "colapso emocional"

Las víctimas fueron identificadas como Jesús Reynaldo Condori Sanizo, de 39 años; su esposa Irma Morante Sanizo, de 38 años y el hijo de la pareja, Gian Abner Morante Condori, que contaba con 8 años de edad. El asesino había sido socio del padre de familia y cuñado de la pareja.

“Al niño lo maté dos días después de haber matado a sus padres. No sabía qué hacer, lloraba mucho y preguntaba por sus padres”, explicó el confeso criminal.

La familia boliviana que fue asesinada en Brasil estaba desaparecida desde el 23 de diciembre. En enero se encontraron sus cadáveres. El homicida había descuartizado sus cuerpos y los había acomodado en maletas. Después abandonó las valijas en una casa de Itaquaquecetuba, en la localidad de San Pablo.

Los exámenes que se realizaron a los cadáveres de la familia permitieron concluir que Vargas asesinó a la pareja por estrangulamiento. Al niño lo mató de un golpe en la cabeza.

Gustavo Vargas ingresó a Bolivia por Puerto Quijarro y fue capturado en Santa Cruz. El asesino confeso había estado alojándose en diferentes hoteles, pero gracias a una llamada de su hermano, los efectivos policiales pudieron dar con su paradero.

Los cuerpos de las víctimas ya han sido repatriados a Bolivia y el asesino será juzgado en Brasil.