Mató a su esposo para casarse con el mejor amigo de él; se divorció y su amante la delató

Luiggi Diaz
2019 M02 9 | 04:40 h

Durante 16 años, Denise Williams aseguró que su esposo fue comido por unos cocodrilos y poco después cobró una millonaria póliza, sin embargo, su casi perfecto y macabro plan criminal terminó por conocerse.

Mike y Denise Williams fueron novios desde muy jóvenes, ambos asitían a una escuela cristiana en el norte del estado de Florida, en los Estados Unidos. A finales de 1994 se casaron y cinco años más tarde tuvieron una niña; parecía ser una relación perfecta que tenía todos los ingredientes para ser duradera.

Sin embargo, la felicidad de los Williams terminó cuando en diciembre del año 2000 Mike desapareció cuando fue a cazar patos a un lago de cerca de Tallahassee, su cuerpo nunca fue encontrado y se presumió que había sido devorado por un grupo de cocodrilos.

PUEDES VER Graban la perturbadora confesión de un asesino que mató a su compañera [VIDEO]

Como nunca se halló el cadáver del hombre, su esposa Denise solicitó que Mike fuera declarado muerto por ahogamiento accidental por lo que ella tenía acceso a cobrar una póliza que ascendía 1.75 millones de dólares, el cual estaba a punto de caducar. Este hecho fue considerado sospechoso por las autoridades, pero no motivo suficiente para abrir una investigación.

Después de la muerte de su marido, pasaron dos años para que Denise iniciara una relación sentimental con Brian Winchester, un hombre que recientemente se había divorciado de su esposa. En el 2005 decidieron casarse y desde entonces la desconfianza se acrecentó en la viuda.

Once años después, el segundo matrimonio de Denise fracasó y optó divorciarse, sin embargo, Winchester no lo quiso terminar de aceptar y ese mismo año fue a buscarla para golpearla y amenazarla con una pistola. Tras ser arrestado, el violento sujeto se dijo a sí mismo, tal como contaría después, “que no tenía nada que perder”.

Winchester se refería a su confesión en la participación de la muerte esposo de Denise en complicidad con ella, todo con el fin de quedarse con la millonaria cantidad que ganarían con el seguro de vida.

El hombre contó que citó a Mike para pasar un día de caza en el lago de Tallahassee cuando de pronto lo lanzó a las aguas para que se ahogara, sin embargo, no soportó verlo pedir ayuda y le terminó por disparar en la cabeza. Arrastró el cuerpo hasta la orilla con la ayuda de una canoa y horas más tarde lo transportó en su camioneta unos kilómetros más allá para enterrarlo, informa The New York Post.

PUEDES VER Consideran “infractoras” a menores abusadas por ir “por su cuenta” a casa de violador

Tras conocer la confesión de Winchester en el que la implicaban, Denise lo negó todo y no aceptó ninguna de las acusaciones de su segundo esposo. Del mismo su abogado, argumentó que no podía creerse en la palabra de un ‘criminal’.

No obstante, su inocencia se desbarató cuando se presentaron dos pruebas casi irrefutables sobre su participación en el crimen. El asesino reveló a las autoridades dónde había escondido al muerto y con ello se comprobó que lo que había dicho no era mentira.

Asimismo, se pudo corroborar que la relación entre Denise y Winchester vino desde antes del 2005. Y es que la esposa del asesino se presentó a atestiguar afirmando que ellos eran los mejores amigos de los Williams e incluso fueron compañeros desde la escuela donde se conocieron.

No solo ello, sino que esta mujer, Kathy Thomas, contó que en el 2001, un año después de la muerte de Mike, ella, su esposo y Denise viajaron en crucero para hacer un trío sexual, sin embargo, ella se sintió “como una tercera” y parecía que los otros dos tenían “demasiada confianza”, la cual parecía venir desde mucho antes, detalla el Daily Mail.

Estas y otras pruebas fueron suficientes para que un juzgado del condado de Leon la sentenciara en diciembre pasado a 30 años por conspirar en la muerte de su esposo para cobrar el seguro y ahora se le aplicó la cadena perpetua culpable de asesinato. Durante la lectura de la pena, los medios locales aseguran que Denise no mostró ningún tipo de emoción en el rostro.