Dique minero que reventó en Brasil tenía problemas de drenaje

Marianhe Araque
2019 M02 5 | 17:30 h

La tragedia del dique minero en Brasil dejó 142 muertos y 194 desaparecidos, según el último balance provisional divulgado por la Defensa Civil. 

El dique minero que reventó en Brasil el pasado 25 de enero dejando 142 muertos y 194 desaparecidos tenía problemas de drenaje, según un certificado de estabilidad que fue presentado a la compañía Vale, a quien la justicia obligó a suspender sus actividades en una de sus minas principales.

Varios medios de Brasil publicaron extractos del certificado de estabilidad redactado el pasado septiembre por la empresa alemana TÜV SÜD, dos de cuyos ingenieros pasaron una semana detenidos junto a tres funcionarios de Vale, antes de ser liberados este martes.

PUEDES VER Video muestra momento en que pueblo es enterrado tras ruptura de represa en Brasil

El documento muestra, con el apoyo de varias fotos, que varios tubos de drenaje del dique minero en Brasil estaban parcialmente dañados y algunos "obstruidos por la vegetación".

La estabilidad de la represa fue sin embargo certificada, pese a que el informe de TÜV SÜD contenía una lista de recomendaciones que Vale debería haber seguido.

La minera de Brasil alegó que había seguido todas las recomendaciones que eran "rutinarias" en este tipo de informes.

Este martes, el Tribunal Superior de Justicia de Brasil (STJ) ordenó la liberación de los dos ingenieros de la compañía alemana, así como de los tres empleados de Vale que fueron arrestados el 29 de enero.

El STJ de Brasil explicó que esas cinco personas "ya prestaron declaraciones" y que "no hay fundamentos" para sus detenciones, pese a la "gravedad de lo ocurrido y la conmoción social causada por la tragedia" de Brumadinho.

El 25 de enero, la rotura del dique de la mina de Córrego do Feijao, en el estado de Minas Gerais (sudeste), provocó un tsunami de lodo que arrasó con todo en su violento recorrido de más de nueve kilómetros antes de alcanzar el río Paraopeba, que ahora sigue expandiendo el barro en su lecho. 

La alcaldía de Pará de Minas, a unos 40 kilómetros de Brumadinho, declaró este martes el estado de emergencia debido a la "contaminación" del río que es la principal fuente de captación de agua de esta ciudad de 100.000 habitantes en Brasil

La tragedia dejó 142 muertos y 194 desaparecidos, según el último balance provisional divulgado el martes por la Defensa Civil de Brasil, que junto a los bomberos sigue trabajando en las difíciles tareas de búsqueda de los cuerpos entre una marea de lodo cada vez más dura e inaccesible.