Brasil: ministro de Justicia Sergio Moro lanza plan contra la corrupción

Irene Ignacio
2019 M02 5 | 07:58 h

Sergio Moro, ministro de Justicia de Brasil y exjuez del caso Lava Jato en su país, reveló cuál será la ruta para que el gobierno de Jair Bolsonaro luche contra la corrupción.

Brasil ya cuenta con un plan de lucha contra la corrupción, el crimen organizado y los delitos violentos que ejecutará el gobierno de Jair Bolsonaro. Este paquete de medidas fue presentado por el ministro de Justicia y exjuez del caso Lava Jato, Sergio Moro.

“El crimen organizado usa la corrupción para obtener la impunidad y está vinculado a buena parte de los homicidios”, afirmó Sergio Moro. De esta manera, los tres flagelos guardan relación entre sí, según el funcionario brasileño.

PUEDES VER Jair Bolsonaro facilita la posesión de armas para “ciudadanos de bien”

El paquete enviado por el ministro de Justicia al Congreso de Brasil afectaría a una docena de leyes.

Uno de los puntos más polémicos del plan anticorrupción de Sergio Moro es el que le otorga a los policías una mayor libertad en el uso del arma reglamentaria en una situación de “legítima defensa".

Esta fue una promesa electoral del actual presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. El mandatario aseguró que su gobierno enfrentaría radicalmente la delincuencia, en un país donde se registraron alrededor de 64 000 homicidios en el 2017.

“¡Eso se acabó! El gobierno brasileño le declara la guerra al crimen organizado. Guerra moral, guerra jurídica, guerra de combate”, declaró el presidente brasileño Jair Bolsonaro.

Quién es Sergio Moro

Sergio Moro fue elegido por Jair Bolsonaro como el titular de la carrera de Justicia debido a que cuenta con un gran respaldo popular por ser juez en la operación Lava Jato. El brasileño estuvo a cargo entre el 2014 y el 2018.

El caso Lava Jato en Brasil develó un terrible caso de corrupción orquestada por funcionarios de la estatal Petrobras, cuyas ramificaciones llegaron a sacudir el panorama político de América Latina a través del vínculo con el caso Odebrecht.

Debido a las sanciones que el entonces juez de la operación Lava Jato le impuso al investigado Lula Da Silva, el líder del Partido de los Trabajadores (PT) no pudo postular a la presidencia.

Por eso, cuando Sergio Moro aceptó el puesto de Jair Bolsonaro para que sea el titular de la cartera de Justicia, los miembros del PT y opositores al ultraderechista afirmaron que el exjuez había basado sus decisiones judiciales en fines político.