Sacerdote del Vaticano renuncia a alto cargo al ser acusado de acoso sexual

Daniela Mercado
2019 M01 29 | 14:43 h

Ex monja denunció al padre Hermann Geissler, quien era el encargado de examinar los casos de abuso sexual en el Vaticano. El religioso niega los hechos.

Un alto funcionario del Vaticano renunció como dirigente de la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF), garante del dogma católico y encargado de examinar los casos de abusos sexuales del cléro luego que una ex monja lo acusó de haberle acosado sexualmente en el 2009 durante una confesión cuando tenía 25 años.

La ex religiosa Doris Wagner, una alemana que ingresó al convento cuando tenía 19 años, acusó al sacerdote Hermann Geissler en una conferencia en noviembre en Roma, alentada por el movimiento #MeToo que es una campaña para dar más espacio a las mujeres sobrevivientes de abusos sexuales del clero.

PUEDES VER: Papa Francisco: "Nunca permitiré el celibato opcional" [VIDEO]

La filósofa y teóloga alemana de 34 años detalló que Geissler le formuló una propuesta sexual durante una confesión en 2009. Le dijo que ella le gustaba y que, aunque no podían casarse, había "otras formas", por lo que intentó abrazarla y besarla sin su consentimiento. Ella pudo escapar.

"Me tenía horas, arrodillada ante él, me decía que me amaba y que sabía que yo lo amaba también, y que si bien no podíamos casarnos, había otros medios", explicó. Cuando pidió que le cambiaran de confesor, su superiora dijo que estaba al corriente de que a ese cura le gustaban las jóvenes.

Wagner narró las agresiones sexuales y abusos que sufrió durante sus 8 años de vida religiosa. La ex religiosa dijo también haber sido violada por un cura en 2008, luego acosada por su confesor, el padre Geissler. 

El cura que la violó trabajaba en la secretaría de Estado de la Santa Sede y fue despedido del Vaticano pero siguió siendo cura en una comunidad en la que viven "numerosas monjas jóvenes", denunció Wagner.

PUEDES VER: Papa Francisco lamenta crisis venezolana desde Panamá

Respecto a esta denuncia, el sacerdote Hermann Geissler presentó su denuncia a la congregación negando los hechos y pidiendo que se continúe el proceso canónico.

Esta mañana el Vaticano informó a través de un comunicado que el padre Geissler toma esta decisión "para limitar los daños ya causados a la Congregación y a su comunidad".

Además informó que el sacerdote, autor de numerosas publicaciones teológicas y durante años trabajador en el antiguo Santo Oficio, se reserva la opción de presentar "eventuales acciones legales".

El Vaticano abrió una investigación en 2014 cuando Wagner denunció los hechos. En aquella el sacerdote reconoció los hechos, según el diario francés La Croix.

Movimiento #MeToo

El movimiento #MeToo es la campaña que alienta a las mujeres a alzar su voz para describir abusos a manos de sacerdotes y obispos.

El año pasado, la Unión Internacional de Superiores Generales, que representa a más de 500 mil monjas católicas, instó a sus integrantes a reportar abusos.