Londres consume tanta droga que las anguilas del río Támesis están “hiperactivas”

Irene Ignacio
24 M01 2019 | 22:54h

La orina de los consumidores de droga de Londres va a parar al Támesis. Las anguilas del río cercano al Congreso de Reino Unido presentan cocaína en su cuerpo.

En Londres, la capital de Reino Unido, el estilo de vida de los consumidores de droga está trayendo consecuencias en la salud de los animales del río Támesis. Una de las especies afectadas son las anguilas. Los niveles de cocaína son tan altos en su hábitat, que los seres marinos presentan agallas alteradas, daños musculares y cambios hormonales.

Las anguilas del Támesis se contaminan de la siguiente manera. Los consumidores de cocaína que viven en Londres eliminan la droga de manera natural a través de la orina. Los residuos del organismo van a la red del alcantarillado y esta termina en el río icónico de Reino Unido.

PUEDES VER Australia: decenas de caballos y animales salvajes mueren en intensa ola de calor

De esta manera, las anguilas que viven en el río de una de las ciudades con mayor consumo de droga, el Támesis, terminan compartiendo los efectos de quienes aspiran cocaína.

A esta conclusión llegaron investigadores de la universidad pública de Reino Unido, el King’s College de Londres. Además, mencionaron que la cocaína se estaba consumiendo todos los días, ya que el aumento de concentración de la droga que se registraba los fines de semana era similar a los días de oficina.

“Las concentraciones de cocaína y benzoilecgonina se mantuvieron altas en las aguas residuales a lo largo de la semana con solo un aumento menor durante el fin de semana, lo que no es consistente con otras ciudades”, explicaron los autores del estudio realizado hace algunos meses, según Gizmodo. “Londres es conocido como uno de los mayores consumidores de cocaína y esto sugiere su uso diario”, concluyeron.

Las pruebas se realizaron en una estación ubicada cerca a las casas del Parlamento de Reino Unido. Según el estudio, el tratamiento con plantas acuáticas no estaba filtrando la droga de tipo A. Por eso, el consumo excesivo de cocaína de los pobladores de Londres está afectando a los animales del río Támesis.