Juró pese al rechazo internacional y en Perú evalúan romper relaciones

NUEVO MANDO, CUESTIONADA LEGIMITIDAD. Nicolás Maduro inició un segundo mandato pese al aislamiento internacional y a la protesta de sus compatriotas en el exterior. La OEA, EEUU y UE igual se oponen a su gobierno.

NUEVO MANDO, CUESTIONADA LEGIMITIDAD. Nicolás Maduro inició un segundo mandato pese al aislamiento internacional y a la protesta de sus compatriotas en el exterior. La OEA, EEUU y UE igual se oponen a su gobierno.

El único poder controlado por la oposición, el Parlamento, llamó a los militares a desconocer a Maduro. El Frente Amplio opositor realizó un ‘cacerolazo’ contra su investidura. La OEA aprobó por mayoría no reconocer la legitimidad de su gobierno. Paraguay rompió relaciones con el régimen. Canadá calificó de “dictatorial” el nuevo gobierno. EEUU anuncia que hará todo lo posible para que regrese la democracia, la Unión Europea (UE) lamenta que inicie un nuevo mandato. En Madrid, Miami, Buenos Aires, Lima... las manifestaciones fueron de repudio.

Pero Nicolás Maduro Moros, de 56 años, imperturbable, se mostró feliz ante sus seguidores chavistas y juró para un segundo período de Gobierno que lo mantendría en el poder hasta el 2025 pese a acusaciones de ilegitimidad.

Tomó juramento ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), acompañado por solo 6 mandatarios, el de Bolivia, Evo Morales; Nicaragua, Daniel Ortega; Cuba, Miguel Díaz-Canel; El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; Osetia del Sur, Anatoli Bibílov; y Abjasia, Raul Jadyimba (los dos últimos países no reconocidos por la ONU). Fueron los únicos en asistir al acto señalado por buena parte de la comunidad internacional como el inicio de la “usurpación” en Venezuela.

“Soy un presidente demócrata de verdad”, dijo en la toma de posesión que se llevó a cabo en el TSJ. “Aquí estoy, listo, de pie, para democráticamente llevar las riendas de nuestra patria hacia un mejor destino (...) hemos cumplido y seguiremos cumpliendo con la constitución, con la democracia y con nuestro pueblo”, prosiguió entre los aplausos de sus simpatizantes.

Sus palabras responden a los señalamientos de 19 países americanos y de la UE que no reconocen la legitimidad de su reelección por haber sido obtenida en unos comicios señalados de fraudulentos y en los que no participó el grueso de la oposición.

Al momento de tomar juramento -ante el presidente del TSJ, Maikel Moreno-, Maduro dijo que su Administración procurará “llevar a la prosperidad social y económica” al pueblo venezolano, que sufre la peor crisis económica de su historia.

La toma de posesión se llevó a cabo en el TSJ y no en el Parlamento como indica la constitución porque el Supremo declaró a la Cámara en “desacato” en 2016, pocas semanas después de que la oposición se hiciera con la mayoría de los escaños.

Ante ellos y representantes internacionales Maduro denunció haber sido víctima de “ataques brutales de una derecha extremista y fascista” desde dentro y fuera de Venezuela que, remarcó, llevan a cabo una “campaña diaria” contra la revolución bolivariana. Su país, dijo, vive bajo un sistema “profundamente democrático”, y en los próximos seis años corregirá los problemas económicos causados por la corrupción.

Sin festividad

La jura del segundo mandato salpicó solo las cercanías del Supremo mientras el resto de la capital mantuvo su ritmo diario; ralentizado y sin festividad. Más tarde, el presidente acudió al más grande fuerte militar del país, también en Caracas, donde el Alto Mando de la institución castrense le juró lealtad y obediencia.

Maduro llegará a 12 años en el poder tras haber obtenido en mayo pasado el 70 % de los votos en una contienda señalada de fraudulenta y en la que no pudieron participar los principales dirigentes del antichavismo pues habían sido inhabilitados políticamente.

Por estas razones, la mayoría de los países de Latinoamérica no enviaron ningún representante a la toma de posesión, al igual que Estados Unidos y la Unión Europea.

Maduro ha respondido fuerte a sus críticos. Al presidente peruano Martín Vizcarra dijo “no sé ni cómo llegó a presidente”. Al argentino Macri lo llamó el “destructor de Argentina”. Al colombiano Iván Duque lo calificó como “pelele de EEUU”. Al chileno Piñera lo llamó “pichón de Pinochet”.

Pamela Palacios. Junto al rechazo de la comunidad internacional, el Gobierno del Perú no reconoció la legitimidad del nuevo periodo presidencial de Nicolás Maduro, quien ayer tomó juramento ante el Tribunal Supremo de Justicia y no ante la Asamblea Nacional (AN).

El Ministerio de Relaciones Exteriores dispuso, entre la principales medidas, el impedimento de la entrada al país de Maduro y de 100 miembros de su régimen. En lista figuran Cilia Flores, la esposa de Maduro; Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente; Marleny Contreras, esposa de Cabello y ministra para Obras Públicas. También está Tareck El Aissami Maddah, ministro del Poder Popular para Industrias y Producción Nacional. Además, Vladimir Padrino, ministro de Defensa; Delcy Rodríguez, vicepresidenta ejecutiva y Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo de Justicia.

Consulta en Lima

Además, en nuestro país, el ministro de Relaciones Exteriores, Néstor Popolizio, hizo un llamado en consulta a Lima a la Encargada de Negocios de la Embajada del Perú en Venezuela, Rosa Álvarez Núñez.

Popolizio no descartó que se rompan las relaciones con este país.

Asimismo, se ha coordinado con autoridades del Ministerio de Economía y de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP para dar cumplimiento a las medidas económico-financieras establecidas en la Declaración de Lima.

Se ha compartido la lista de nombres y empresas relacionadas al régimen de Maduro a fin de que estas instituciones reporten a la Unidad de Inteligencia Financiera cualquier movimiento.

 

La OEA no reconoce al nuevo gobierno

  • La OEA no reconoció la legitimidad del segundo mandato de Nicolás Maduro y pidió convocar nuevos comicios. EEUU tampoco reconoció la “toma de posesión ilegítima de la dictadura” de Maduro y mantendrá su presión sobre ese “régimen corrupto”, afirmó el asesor de Seguridad, John Bolton. En tanto Brasil, de Bolsonaro, declaró “ilegítimo” al nuevo gobierno.
  • Pero algunos lo apoyan. Evo Morales tuiteó “Venezuela es un Estado soberano, y su pueblo, digno, ha derrotado agresiones políticas, militares y económicas”.
  • “Hermanos de lucha, hermanos de sueños”, escribió Miguel Díaz-Canel de Cuba al difundir una foto con Maduro, Morales y Sánchez.
  • El gobierno de Tabaré Vázquez (Frente Amplio, coalición de izquierdas) consideró que “asume un presidente” en Venezuela, donde “hubo elecciones” y “la oposición no se presentó”.
Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO