Muerte de joven doctora bajo la lupa del New York

Augusto Delafuente
05 Ene 2019 | 20:01 h

Investigación en Gaza. Soldado israelí mató a la doctora Rouzan al-Najjar. En Israel dicen que solo se usa fuego como último recurso. La investigación de NYT demostró lo contrario. Analizó más de mil fotos y videos y entrevistó a más de 30 testigos y militares para revelar lo que llama un posible crimen de guerra.

The New York Times

Una joven médica con un pañuelo en la cabeza corre peligro, su única protección es una bata blanca de laboratorio. A través de gases lacrimógenos y humo negro, intenta alcanzar a un hombre tendido en el suelo a lo largo de la frontera de Gaza. Los soldados israelíes observan desde el otro lado. Minutos más tarde, un disparo arrasa con su estruendo, y el drama palestino-israelí tiene su más reciente figura trágica.

Durante unos días, en junio, el mundo se percató de la muerte de Rouzan al-Najjar, de 20 años, mientras trataba a los heridos en las protestas contra el bloqueo de Israel de la Franja de Gaza. Incluso, cuando fue enterrada, se convirtió en un símbolo del conflicto, con las partes defendiendo sus narrativas excluyentes. Para los palestinos, era una mártir inocente asesinada a sangre fría, ejemplo del desprecio de Israel por la vida palestina. Para los israelíes, formaba parte de una protesta violenta dirigida a destruir su país.

PUEDES VER Hace 35 años Isaac Asimov imaginó cómo sería el mundo en el 2019: ¿en qué acertó?

Una investigación de The New York Times encontró que lo que sucedió la tarde del 1 de junio fue más complicado que los dos relatos. Su muerte fue una ilustración conmovedora del costo del uso de las armas por parte de Israel para controlar las protestas, política que se cobró la vida de casi 200 palestinos. También muestra cómo cada lado está en un ciclo de violencia aparentemente interminable. 

Los palestinos que intentan derribar la cerca están arriesgando sus vidas, sabiendo que las protestas son poco más que un truco de relaciones públicas para Hamas, el movimiento militante que gobierna Gaza. En Israel, el partido más fuerte, continúa centrándose en la contención en lugar de encontrar una solución.

La bala que mató a Rouzan, según descubrió The Times, fue disparada por un francotirador israelí contra una multitud que incluía médicos con bata blanca a simple vista. Una reconstrucción, combinada con cientos de videos y fotografías, muestra que nadie a su alrededor representaba una amenaza para el personal israelí. 

PUEDES VER Cacería de brujas aterroriza a mujeres de Papúa Nueva Guinea: son violadas y quemadas vivas

Una líder natural

Rouzan al-Najjar era una líder natural con una valentía inusual. Una joven médica capaz, pero en gran medida era autodidacta. 

El último día de su vida comenzó para ella antes del amanecer. Rouzan fríe sambousek, empanadas de carne, para compartir con su padre antes del ayuno del Ramadán. A la vuelta de la esquina de su casa en Khuzaa, hay un campo árido convertido en escenario de protestas en Gaza-Israel. 

El 30 de marzo, el primer día de las protestas, Rouzan se convirtió en la más joven de las tres voluntarias que atendían a los heridos, y la única mujer.

Sin interés en el matrimonio por el momento, ella se hacía pasar por estudiante universitaria. Las protestas le dieron la oportunidad de obtener experiencia médica. Saber que no podía pagar la universidad la desanimaba. 

Las protestas se convirtieron en el mayor evento social de Gaza. Los hombres jóvenes y sus padres desfilaron por la casa de los Najjars buscando un compromiso. “Diez o doce solo durante el Ramadán”, dijo su padre. Los rechazó a todos: “Ella tenía sus propios objetivos en mente”.

PUEDES VER Grupo eco-terrorista de Chile amenaza con nuevos atentados

Después de las protestas, ella planeaba volver a tomar y superar los exámenes de admisión a la universidad.

El día fatal nadie en el área estaba haciendo nada amenazante. De repente, hubo un disparo. Mohammed Shafee, un médico, vio cosas “volar en mi cuerpo”. Abo Jazar percibió una explosión en el suelo, luego gritó de dolor. Detrás de ellos, Rouzan se dobló.

Mientras se la llevaban, la sangre brotaba de su pecho. Tres médicos derribados, todos de una bala. Parecía improbable. Pero la reconstrucción de The Times lo confirmó: la bala golpeó el suelo frente a los médicos, luego se fragmentó, parte de ella rebotó hacia arriba y perforó el pecho de Rouzan.

Fue disparada desde una berma de arena utilizada por francotiradores israelíes al menos a 120 metros de donde cayeron los médicos.

PUEDES VER Youtuber 'cazapedófilos' se hace pasar por niñas para atrapar a pervertidos [VIDEO]

Un portavoz, el teniente coronel Jonathan Conricus, dijo que los francotiradores pueden disparar solo a las personas que representan una amenaza violenta. Disparar deliberadamente a un médico, o cualquier civil, es un crimen de guerra. Israel admitió rápidamente que el asesinato de Rouzan al-Najjar fue involuntario.

“¿Por qué matarla?”, Grita su padre destrozado. “Ella era un ángel de misericordia”.

Rouzan se ha unido a las filas de los llamados mártires de Gaza. Su retrato sonriente se proyectará desde las paredes y carteles del territorio. 

Se ha convertido en un símbolo, tal vez no de lo que ninguno de los bandos esperaba, sino de un conflicto sin fin y de las vidas que desperdicia.

 

 

Video Recomendado

Lazy loaded component