Así sufre una niña autista por los pirotécnicos, contado a través de los ojos de su prima

Luiggi Diaz
30 M12 2018 | 02:35h

Joven decidió relatar todo lo que debe pasar su pequeña prima con autismo cada vez que se celebran las fiestas de fin año. El testimonio generó gran controversia en redes.

Una de las actividades con mayor arraigo durante las celebraciones por Navidad y Año Nuevo el es uso de pirotécnicos, para algunos esta es una muy buena forma de expresar su alegría por estas fechas.

Sin embargo, cabe indicar que la quema de estos productos, además de generar contaminación ambiental, causa ruido que afecta directamente a cierta población tales como las mascotas y a las personas que son diagnosticadas con autismo.

PUEDES VER Le dijeron que su hijo con autismo sería “un mueble”, 21 años después da una lección al mundo

Este último grupo puede reaccionar irritabilidad, miedo excesivo, agresividad y ansiedad, lo que finalmente desencadena una crisis pues el sonido se torna intolerable. Incluso se han reportado casos en los que los niños en su intento por tapar sus oídos lo más que puedan terminan por dañar sus tímpanos hasta generarse sangrados que requieren de intervenciones quirúrgicas para detenerlas.

Es por ello que en un intento por concientizar, una usuaria de Twitter contó cómo es que su prima, una niña con autismo, vive esta época del año y todo lo que tiene que pasar para intentar soportar el estruendo de cada pirotécnico que es reventado en las calles.

“En todas las fiestas es igual, armamos la mesa y comemos en la terraza. A las 23:45 sabemos que es hora de dejar todo y entrar al quincho (el interior de la casa) para empezar la función de los mil shows que hacemos para que mi primita (autista) no la pase mal con la pirotecnia”, contó la joven identificada bajo el avatar de Belu Ríos.

 “Cerramos todas las puertas, mí tío empieza a tocar el piano para distraerla. Yo me siento al lado de ella y la abrazo. Mi tía tiene todo lo que necesita a mano por si le agarra una crisis. Todos tratamos de hacer algo para entretenerla”, continuó.

“Se hacen las 00.00 y empieza el mambo. Todos en casa estamos tensos, no queremos verla mal. Se altera, llora, se lastima. Afuera siguen.  Adentro no hay abrazos ni saludos hasta después de las 00.40 cuando ella se empieza a acostumbrar a los ruidos y se va calmando de a poco.”

PUEDES VER Buscan restringir pirotecnia que afecte a niños autistas y mascotas en Buenos Aires

Los parientes de la niña, según narra la joven, prácticamente deben dejar de celebrar para hacer todo lo posible que no sufra un ataque producto de los ruidos que la aturden enormemente.

“Cuando tiran pirotecnia no solo pasa un mal momento la persona con autismo, también hay atrás una familia entera que sufre por la impotencia de no poder hacer nada ante una crisis que, entre todos, podríamos evitar”, reflexionó.

“Nosotros le cantamos, le hacemos cosquillas y bailamos las mil coreos para mantenerla atenta. Hacemos de cuenta que está todo bien, guardamos nuestra angustia para cuando tengamos tiempo, a las 00.00 hay que estar para ella. A esta altura naturalizamos que esto es lo que nos tocó.”

Finalmente, la joven decidió dejarle un mensaje a todo quienes a pesar de saber todo esto insisten el uso de estos artefactos explosivos.

“Pero no está bien, ella merece disfrutar de las fiestas. Nosotros merecemos pasarla bien, brindar a las 00.00 y saludarnos como hacen todas las demás familias. Quiero dejar de desear que no le agarre un ataque, quiero desear que sea una nena feliz y solo preocuparme por eso.”

“Si en estas fiestas, o en las próximas que vengan, tenés planeado tirar pirotecnia quiero que sepas que te hace falta mucha empatía. Y que te desprecio”, puntualizó.

Tras este post, miles de usuarios reaccionaron a la historia y hasta se animaron a responderlo, generándose un gran debate. Como en todo, hubo muestras de apoyo, pero también quienes no sienten que habría necesidad de dejar la usanza de reventar pirotécnicos.

“No desprecies. Nadie tiene la culpa de que sea autista. Será una más de todas las situaciones que deberán vivir. Son 2 días al año. Yo no tiro. Pero el que quiera hacerlo que lo haga. La empatía pasa por otro lado”, le respondió otro cibernauta.

“No, gente, no crean que alguien con autismo DEBE sufrir una crisis solo porque a ustedes se les canta usar pirotecnia. Gente, que no”, replicó la mujer, quien vive en Argentina.

niños autistas pirotécnicos Argentina Twitter

Video recomendado