Dos campesinos condenados a 76 años de cárcel por protestar contra Daniel Ortega

Marianhe Araque
18 Dec. 2018 | 09:59h

Tras las protestas en Nicaragua, más de 600 personas han sido detenidas. Sin embargo el gobierno de Daniel Ortega solo reconoce 240.

El régimen de Daniel Ortega en Nicaragua condenó con 76 años de cárcel a los campesinos Medardo Mairena y Pedro Mena por estar en contra de su gobierno.

El veredicto, emitido la noche de este lunes, los declaró culpable con los delitos de "terrorismo, crimen organizado, asesinato y secuestro".

PUEDES VER Nicaragua: Policía allanó las instalaciones de un diario opositor [VIDEO]

En la mima audiencia, también declararon culpable al también líder campesino, Pedro Mena, quien fue condenado a 63 años de prisión.

Sin embargo, el abogado de Mairena, Julio Montenegro, resaltó que la pena máxima en una prisión de Nicaragua es de 30 años.

Cabe destacar que Mairena y Mena son miembros del movimiento campesino opuesto a la construcción de un canal interoceánico impulsado por el gobierno de Daniel Ortega. El movimiento anticanal fue duramente reprimido cuando se manifestó contra el proyecto.

El fallo del juez fue cuestionado por activistas de derechos humanos y el abogado de Mairena, quienes cuestionaron la ausencia de pruebas.

"Luego de que un 'fiscal' presentara una acusación sin NINGUNA prueba, un 'juez' condena al líder Medardo Mairena", escribió en Twitter José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch para las Américas.

Mairena fue detenido el 13 de julio tras ser señalado como responsable de un ataque contra la alcaldía y la policía del municipio sureño de Morrito, donde murieron cinco agentes, en medio de protestas antigubernamentales.

Más de 600 personas han sido detenidas en el contexto de las protestas contra Daniel Ortega en Nicaragua que estallaron en abril, aunque el gobierno reconoce solo 240.

La sentencia fue emitida al cumplirse ocho meses del estallido de las protestas contra el gobierno de Ortega y de su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

Organismos de derechos humanos contabilizan que la revuelta ha dejado más de 320 muertos, 2.000 heridos, más de 600 detenidos y miles de refugiados en países vecinos.