Padres denuncian a sacerdote que no tuvo compasión y juzgó a joven suicida durante funeral

Estefany Lujan
h

Sacerdote convirtió el funeral del joven en una conferencia acerca de la condición ‘pecaminosa’ del suicidio. La Iglesia Católica pidió disculpas, pero los padres exigen su expulsión.
 

Michigan, Estados Unidos. Además de soportar el dolor por el suicidio de un ser querido, los padres de Maison Hullibarger, de 18 años, tuvieron que soportar que el reverendo Don LaCuesta enfatizara que “el suicidio es un pecado” ante el auditorio de la misa funeraria celebrada el 8 de diciembre en la iglesia Our Lady of Mount Carmel en Temperance. Representantes de la Iglesia Católica ofrecieron disculpas a los deudos, pero ellos exigen la expulsión del clérigo.

Maison Hullibarger murió el 4 de diciembre. Fue deportista y estudiante de honor en la escuela secundaria y cursaba el  primer año en la Universidad de Toledo.

PUEDES VER: ¿Estado laico?: Argentina acuerda no financiar más la Iglesia católica

El sacerdote no tuvo compasión del dolor de la pareja y señaló que el joven no iría al cielo además de enfatizar que su acto constituye un claro acto de pecado, según las doctrinas de la Iglesia Católica. Sin embargo, la indignación de los padres acrecienta porque Jeff y Linda Hullibarger se reunieron antes de la misa con el  Don LaCuesta y le explicaron cuál era su situación.

En aquel momento el sacerdote no hizo gala de su incomprensión y, por ello, los padres se llevaron una gran sorpresa cuando el clérigo arremetió contra el suicidio de su hijo. 

PUEDES VER: Funcionario se suicidó tras ser denunciado por violación en Facebook [VIDEO]

"Básicamente, llamó a mi hijo pecador, frente a cientos de personas", declaró Linda Hullibarger al medio estadounidense WXYZ . "Y lo juzgó cuando ni siquiera lo conocía".

Los padres explicaron que la misa se convirtió en una conferencia sobre por qué el suicidio es un pecado que condena el alma, ya que esa persona no tiene tiempo para arrepentirse. 

A pesar de que el padre del joven le pidió que se detuviera e, incluso, se subió al púlpito para detener su discurso, este no cesó. Jeff Hullibarger le dijo a Detroit Free Press que los asistentes le revelaron que  "casi había una sonrisa en su rostro".

"En realidad, había un par de niños más pequeños que tenían la edad de Maison que salían de la iglesia sollozando", declaró Jeff Hullibarger.

Antes de su salida, la pareja le dijo al sacerdote que no lo querían ver en el entierro de su hijo.

"Ya no tiene derecho a ser sacerdote", dijo Linda Hullibarger.

"No quiero verlo hacer eso a nadie más, lo que nos hizo a nosotros", dijo Jeff Hullibarger.


Las Arquidiócesis católicas de Detroit publicaron más tarde una declaración:

“Compartimos el dolor de la familia ante una pérdida tan profunda. Nuestra esperanza es siempre brindar consuelo en situaciones de gran dolor, a través de servicios funerarios centrados en el amor y el poder sanador de Cristo.

Lamentablemente, eso no sucedió en este caso. Entendemos que una situación insoportable se hizo aún más difícil, y lo sentimos. Después de una reflexión, el que preside acepta que la familia no fue servida como debieron haber sido atendidas. En el futuro previsible, no predicará en los funerales y tendrá sus otras homilías revisadas por un sacerdote mentor. Además, ha aceptado buscar la asistencia que necesita para convertirse en un ministro más eficaz en estas situaciones difíciles.

Hemos estado en contacto con la familia desde que conocimos esta situación y continuaremos ofreciendo nuestro apoyo en el futuro”.



La cifra de suicidios en EE.UU. registra alarmante aumento

Según la Organización Mundial de la Salud, el suicidio es la segunda causa de muerte entre quienes tienen entre 15 y 29 años.
En Estados Unidos, 45.000 personas acabaron con su vida en 2016, un incremento que resulta alarmante del 30% desde 1999.